Ovación

Central se pareció al debut y no pudo quebrar a un pobre Huracán en el Gigante

Central igualó 0 a 0 con Huracán en el Gigante, en un partido en el que el canalla se mostró errático, sin volumen de juego ni fútbol y sin profundidad, pese a jugar con un hombre durante casi media hora, puesto que Maglio expulsó a Battaglia.

Viernes 24 de Agosto de 2012

Central no logra entrar en sintonía. Esta noche, ante Huracán, volvió a desentonar. Es que al igual que en el debut, cuando cayó ante Sarmiento, volvió a quedar en deuda ante su gente y sólo rescató un punto con sabor a poco, que le dejó un sabor agridulce al pueblo canalla que otra vez colmó el Gigante de Arroyito. Fue 0 a 0 ante Huracán, que sin ser un gran equipo por momentos lo complicó más de la cuenta al canalla, pese a que lejos de meterse atrás le vino a jugar de igual a igual.

Tal vez porque le cueste absorver la presión del Gigante, tal vez porque al equipo le falte encontrar el funcionamiento, tal vez porque todavía esté en formación, pero lo concreto es que ya van tres partidos y el equipo está lejos de encontrar su mejor versión, especialmente cuando juega de local.

Ante Boca unidos el equipo dirigido por Russo había mostrado una versión alentadora, pero esta noche volvió a asemejarse bastante a la del debut ante Sarmiento, porque el equipo no tuvo volumen de juego ni fútbol, fue un equipo ordinario, con poco vuelo, y que llegó al arco rival más por inercia y necesidad que por convicción.

Es que Méndez volvió a parecerse demasiado al del último tramo del torneo anterior, además de jugar siempre al borde de la roja y ni hablar de que esta noche Maglio le perdonó la vida; el Pipi García no entró en sintonía con el resto y sólo aportó algunos pincelazos; Gagliardi estuvo más contenido y sobre todo más marcado; Lagos no desequilibró casi nunca por su sector; Yacuzzí aportó muy poco en ofensiva; y Bracamonte, que sigue sin terminar de acoplarse al resto del equipo, quedó muy aislado y fue poco abastecido, al margen de que contó con un par de chances para desequilibrar en las que también se mostró errático y ansioso por amigarse con el gol.

En ese contexto, el equipo canalla no logró imponer su juego de pelota al piso, buena circulación de pelota y, sobre todo, paciencia para manejar el desarrollo, lo que contrastó con la imagen de equipo apurado, ordinario, chato y sin ideas de esta noche, en el que volvió a quedar en deuda con su gente, pero sobre todo con el juego, y por ende no pudo redondear un triunfo que le hubiese servido más desde la faz anímica que futbolística, a la vez que le podría haber entregado una mayor confianza de cara a lo que viene.

Pese a esto, el canalla estuvo más cerca de la victoria, porque fue el que forzó las mejores situaciones de gol, aunque ese mismo apuro y urgencia por conseguir un resultado positivo en el Gigante hizo que a medida que los jugadores se acercaran al área de Huracán se nublaran y que las necesidades pasaran a jugar un papel preponderante donde la desesperación y el desorden prevalecieran sobre la razón y la inteligencia.

En definitiva, en el 0 a 0 ante Huracán, Central demostró que todavía está verde como equipo, que por ahora se va en amagues y que insinua mucho más de lo que concreta. 

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario