Ovación

Central se hace camino al andar

En un proceso de aprendizaje y con algunos contratiempos, el equipo de Leo Fernández se reposiciona a base de buenos resultados.

Jueves 15 de Febrero de 2018

Sin grandes contratiempos, pero con un esfuerzo enorme, Central está haciendo lo que puede y mucho más también. Porque es demasiado lo que consiguió el equipo tras la asunción de Leonardo Fernández. Son 16 los puntos cosechados sobre 21 posibles. El equipo que más sumó en las últimas siete fechas (ver aparte). Imposible no hacer un alto en esa estación y resaltar la excelente sumatoria, digna de aplausos. Con contratiempos, con un conocimiento de las partes que aún no es completo, con un comportamiento futbolístico que todavía muestra claroscuros, con todo eso y algunas cosas más el Central de Leo Fernández va abriendo y transitando sus propios senderos. Se va haciendo camino al andar.

   Hubo una forma en la que el canalla encaró los tres partidos del semestre pasado, cuando las urgencias parecían más potenciadas. Lo de ahora intenta ser distinto, aunque las diferencias entre un formato de equipo y otro no sean del todo visibles. Hay apenas algunos leves indicios de que la osadía intenta ser mayor, pero todo eso queda relegado a un segundo plano cada vez que el equipo logra sumar de a tres. Y esto, casualmente es algo que se le hizo costumbre.

   La capacidad de adaptarse a las circunstancias que impone cada partido es uno de los mayores valores que puede mostrar un equipo. En Central hay algo de eso. Porque supo amoldarse a distintas situaciones, pese a que muchas de esas veces dejó la impresión de quedar más a expensas de la buena voluntad del rival que de las bondades propias.

   Esto, sin dudas, es parte de ese afianzamiento que todavía se busca. Por ejemplo, contra Independiente no pudo ni siquiera poner en marcha la maquinaria estratégica de defenderse con la pelota tras haberse ido al descanso un gol arriba. Porque el Rojo lo sometió a un asedio permanente que no lo dejó jugar. De la capacidad de buscar un mínimo resquicio en el juego para quitarle ritmo al juego y también al rival es de lo que se habla cuando se hace mención a la inteligencia que muchas veces se necesita. Igual hasta podía haberlo ganarlo en el final.

   Contra Unión aparecieron argumentos más contemplativos, como la expulsión de Maxi González en el cierre del primer tiempo, que hicieron que el equipo adquiriera cierta postura. Por eso fue mucho más evidente lo de Huracán, ante el que los dos goles de diferencia no fueron el sostén futbolístico necesario como para transitar el segundo tiempo con muchísima más calma. De todo esto también va aprendiendo y, en el medio, gana espacio a base de resultados.

   Lo anteriormente expuesto puede ser explicable desde el costado juvenil del equipo. Es que si bien a muchos grandes les cuesta plantar bandera, hay quienes piensan que en esos momentos cruciales los más chicos demuestran que le ponen ganas, pero que una mayor cuota de experiencia sería bienvenida. Pero si hay chicos es porque el entrenador confía en ellos y por eso les da continuidad. Y con esos varios pibes en cancha también el equipo va trazando su propia ruta.

   Ni hablar de los contratiempos que aparecieron ni bien despertó el 2018. Lesiones, suspensiones o cualquier otra cosa privaron al técnico de armar todavía el equipo ideal, al menos el que cree más acorde a los nombres que conforman el plantel. Si no es uno, es otro, si hay que apelar a algún tipo de improvisación se hace. Pero mientras algunos de aquellos titulares indiscutidos siguen afuera, los de adentro van con la vista al frente, sin apartar la mirada de ese camino que gusta transitar.

   Así, con sus formas a cuestas, con la necesidad de corregir un montón de cosas, pero sabiendo que la calma de los resultados es la mejor compañía de la que se puede gozar, más en un proceso de formación, Central y Leo Fernández hacen lo que pueden con lo que tienen partido a partido. No es para nada un dato menor que en estos últimos siete partidos el canalla haya sido el equipo que más sumó en la Superliga. Eso demuestra que, con muchas virtudes y unas cuantas falencias, Central se hace camino al andar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});