Ovación

Central recibió goles en todos los partidos que jugó y ese es el punto a corregirlo

Tantos años pasaron para que Central vuelva a disputar una copa internacional que la expectativa es grande. Más si se tiene en cuenta que el rival de mañana será nada menos que Boca.

Miércoles 03 de Septiembre de 2014

Tantos años pasaron para que Central vuelva a disputar una copa internacional que la expectativa es grande. Más si se tiene en cuenta que el rival será nada menos que Boca, amén de su flojo presente futbolístico. No obstante, Miguel Angel Russo sabe que su equipo tiene varias cosas por mejorar y que quedarse con lo hecho en Florencio Varela no alcanza. Uno de esos ítems a los que seguramente se le prestará mucha atención y sobre el cual se hará especial hincapié tiene que ver con la capacidad de no recibir goles. Por la sencilla razón de que los goles de visitante cuentan (muchas veces son los que terminan de torcer una serie de eliminación directa como esta), pero básicamente atendiendo al hecho de que hasta aquí a Central le convirtieron en todos los partidos que disputó, ya sea por el torneo local como por la Copa Argentina.

   “Es una materia pendiente. Creo que mucho tiene que ver por la propuesta de Central, en eso de ir siempre para adelante, quedando a veces muy expuestos. En la copa hay que tratar de achicar ese margen de error porque es un certamen distinto al del torneo, donde si te convierten tenés la posibilidad de remontarlo. Acá un gol te puede costar la clasificación”. El razonamiento de Damián Musto tal vez sirva para que el tema cobre la real dimensión, para que aquellos anhelos de superación que pueden verse reflejados en cada entrenamiento puedan traducirse a la hora del partido. Boca tiene lo suyo, aunque ese sea problema de Rodolfo Arruabarrena.

   En lo que va del semestre el Canalla disputó seis partidos. Desde lo estrictamente numérico la ecuación es positiva, atendiendo a que lo que está bajo la lupa no es el juego propiamente dicho. Es que de esos seis partidos el equipo de Russo ganó cuatro y perdió dos. Fueron cinco por el torneo local y el restante por Copa Argentina. Ahora, ¿qué dato revelador entrega esta revisión? Que en todo ellos le marcaron. Lo hizo Juventud Unida de San Luis, cuando el derrotero futbolístico comenzó a tomar cuerpo, pero también ocurrió en el resto de los encuentros. Esto es, con Quilmes (1), River (2), Gimnasia y Esgrima La Plata (1), Godoy Cruz (1) y Defensa y Justicia (1).
  Por supuesto que todo va de la mano. Porque al hacer referencia a este dato estadístico la incursión en el terreno de la solvencia defensiva aparece por decantación. Y ahí pueden entrar a tallar un montón de elementos. Que eso haya pasado habla a las claras de que de mitad de cancha hacia atrás hay cosas que todavía merecen ser trabajadas con un mayor grado de rigurosidad.

   Es que en este nuevo desafío que se avecina esa falencia puede resultar clave. Porque puede aparecer la capacidad del equipo de hacer siempre un gol más que el rival, pero esa posibilidad de “achicar el margen de error” a la que Russo le gusta hacer referencia constantemente puede resultar clave.
  “En este tipo de situaciones mantener el arco en cero siempre te da una chance más. De última tenés la posibilidad de los penales. Pero tenemos que entender nosotros mismos el desarrollo del partido”, sintetizó Russo.
  Si hay algo que caracteriza a Central es la postura de mirar siempre el arco de enfrente. Esta vez, se supone, no será la excepción, más teniendo en cuenta que el escenario será el Gigante de Arroyito, donde las obligaciones se potencian. Pero el técnico canalla sabe que las experiencias internacionales suelen exigir un plus. Esa idea madre puede tejerse con los nombres del último partido o con algún retoque en la zona del mediocampo. Sea cual fuere la apuesta, tratar de no recibir goles significará una versión mejorada de lo hasta aquí realizado.

A Boca le convirtieron en cinco de los seis que jugó

Boca Juniors también viene torcido con el tema de los goles en contra. No fue por casualidad la decisión que tomó la comisión directiva la semana pasada de despedir a Carlos Bianchi. Y en ese sentido la cosa se equipara aún más. Es que el equipo xeneize también disputó seis partidos y en cinco de ellos de ellos les convirtieron, con la particularidad de que en varios cotejos cometió errores defensivos importantes. Sólo pudo mantener la valla invicta en el triunfo por 1 a 0 frente a Belgrano, por la 2ª fecha. Después, Huracán le anotó 2 por Copa Argentina (0-2), Newell's 1 (0-1), Atlético de Rafaela 3 (0-3), Estudiantes 3 (1-3) y Vélez 1 (3-1).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario