Ovación

Central recibe al Vélez de Russo con la premisa de no ceder protagonismo

Muchos condimentos hacen del partido de esta tarde ante Vélez un cotejo especial, en el que los deseos se entrelazarán con las sensaciones y donde el presente coqueteará con el futuro. 

Domingo 19 de Julio de 2015

Muchos condimentos hacen del partido de esta tarde ante Vélez un cotejo especial, en el que los deseos se entrelazarán con las sensaciones y donde el presente coqueteará con el futuro. La reaparición de Central en condición de local, la necesidad de revalidar lo hecho en Mar Del Plata, la obligación de mantenerse a tiro de la punta, la presencia de Miguel Russo, la cercanía del clásico. Todo formará parte de un combo, a priori, emotivo. El equipo de Coudet tiene una nueva cita con sus ansias de protagonismo y será el Vélez del conocido Russo el equipo que lo pondrá a prueba.

   Es posible que tantos ítems llamativos atenten con desviar en algo la atención de Central y allí estará el primer y gran desafío. Aquella excursión por Mar del Plata, con triunfo incluido, fortaleció las bases de un anhelo que sigue intacto. Que por ahora debe tomarse como eso, como un simple anhelo, pero al que se debe apuntalar a diario.

   Hasta aquí hay un mérito incontrastable. Tener ambos pies en ese lote de equipos que marcan los lineamientos del torneo no es poca cosa. Es, a todas luces, una fortaleza desde la cual tirar paredes con la ilusión.

   En esta marcha que Central retomará hoy en su estadio, en un semestre que pinta más complejo que el anterior, se cuenta como el antecedente de lo hecho contra Aldosivi, donde tal vez el triunfo haya sido lo más rescatable. Es que desde el juego habrá varias cosas que merecen ser revisadas. De ellas hablaron los propios protagonistas en el vestuario mismo del José María Minella, lo que amerita no mirarlas de reojo ni a la ligera, sino ponérseles de frente. Pero el empujón que significaron aquellos tres puntos es lo que no entra en la agenda de discusión. Coudet y sus jugadores entienden más que nadie la tranquilidad que entregó la primera carta puesta sobre la mesa.

   No serán los mismos intérpretes de aquel partido. El Chacho mete tres cambios (ver aparte), pero a esta altura el DT entiende que el formato de equipo está por encima de los nombres propios, pero mucho tiene que ver la proximidad del clásico.

   El Gigante abre nuevamente sus puertas. Para comenzar a vivir la previa de un clásico y para recibir a un viejo conocido como Russo (ver aparte). Pero todo eso será parte, importante por cierto, del maquillaje de un partido en el que el reencuentro con un Central que parece decidido a dar pelea es sin dudas lo más importante. Porque de eso se trata la cosa hoy en Arroyito: de enfocarse en lo que realmente importa, que no es otra cosa que mantenerse su figura erguida.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario