Ovación

Central recibe al Rojo pensando en terminar arriba antes del receso

Un escalón más. La despedida de Central del primer semestre del campeonato será en medio de lo que puede resultar la coronación de una etapa más que auspiciosa.

Domingo 07 de Junio de 2015

 Un escalón más. El último. No determinante, pero sí importante, como todos los aquí ya afrontados. La despedida de Central del primer semestre del campeonato será en medio de lo que puede resultar la coronación de una etapa más que auspiciosa. Y no es que el resultado de esta tarde tenga ribetes de euforia o condena. Cualquier cosa que ocurra frente a este irregular Independiente apuntalará un andar a paso firme y por el que no muchos apostaban en la previa. Sí cabe el dato de que un triunfo cerraría un tramo esperanzador. El equipo de Coudet irá hoy por ese empellón numérico, pero sobre anímico que le sirva para lograr un reposicionamiento y además para ganar tranquilidad en el receso.

   El antecedente inmediato es de una derrota. Con atenuantes por cierto. Es que la caída en el Monumental frente a River no sólo fue excesiva en el resultado, sino que Central hizo méritos para correr mejor suerte. Pero es lo que hay y a Central no le queda otra que demostrar capacidad de reacción después de su primer traspié en el torneo.

   Hace tiempo que Central no se expone a situaciones como estas. El manto de tranquilidad es marcado y por una sencilla razón: el buen desempeño a lo largo de la las 14 fechas disputadas, incluso la última, que incluyó una derrota. Todo ese anclaje conformista del que hoy puede hacerse gala es lo que prevalece. Porque sobran los motivos.

   Haber llegado a esta instancia es una posición relativamente cómoda es un mérito incontrastable. Del cual vale la pena agarrarse en el presente, pero a partir del cual proyectar el futuro. Porque todavía habrá 15 fechas por delante, pero del lado de Arroyito con una idea con bases sólidas.

   Coudet y sus futbolistas jamás le escaparon a la idea del protagonismo. Siempre se hicieron eco (discursivamente) de esa meta que establecieron en la previa y que después en la cancha fueron anclando en base a rendimientos, pero sobre todo a resultados. Y sobre esas bases se podrá trabajar el partido de esta tarde. Con una mentalidad ganadora, propia de los equipos que aspiran a estar siempre marcando el camino, pero con la calma como bandera.

   Pensar si Independiente es un equipo que colabore con esta necesidad de cerrar el semestre de la mejor manera es parte de una especulación, que si bien puede realizarse, no forma parte de la cuestión medular. Hoy el verdadero argumento, el de fondo, es el que puede exponer Central. Este equipo ya dio muestras de no dejarse intimidar por potencialidades de terceros.

   Un equipo que buscará. Un estadio que exigirá. Un objetivo claro. Una ilusión conjunta. Todo eso estará presente esta tarde en el Gigante, cuando Central lleve a cabo un nuevo acto de autoconvencimiento. Y en el medio tres puntos que cobrarán un valor supremo. Para refrendar el presente, pero sobre todo para potenciar el futuro.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS