Ovación

Central: Pizzi sigue haciendo variantes por diversos motivos

Otra vez habrá cambios en Central. Esta vez serán tres de no surgir imprevistos entre hoy y mañana. Uno obligado y dos por decisión exclusiva de Juan Pizzi. A juzgar por la prueba futbolística que hubo ayer a puertas...

Jueves 29 de Septiembre de 2011

Otra vez habrá cambios en Central. Esta vez serán tres de no surgir imprevistos entre hoy y mañana. Uno obligado y dos por decisión exclusiva de Juan Pizzi. A juzgar por la prueba futbolística que hubo ayer a puertas cerradas en el country de Arroyo Seco, todo marca que por el lesionado Matías Lequi ingresará Franco Peppino, mientras que Germán Rivarola y Federico Carrizo desplazarán a Rafael Delgado y Omar Zarif, respectivamente. Ante la baja del Turco, el que volverá a ocupar el lateral derecho frente a Almirante Brown este sábado en Arroyito será Paulo Ferrari. El resto del equipo será el mismo que viene de vencer a Boca Unidos.

Desde que comenzó el certamen, siempre aparece alguna cara nueva entre los titulares canallas. Además de que está más que claro que Pizzi aún no encontró los once mejores intérpretes para que pongan en escena su partitura táctica, es cierto también que el entrenador viene apelando a los cambios debido a algunas lesiones que fueron azotando a varios jugadores.

En cuanto a la jornada de ayer, el plantel hizo fútbol en Arroyo Seco. Y hubo sorpresas. Porque Peppino se plantó de movida en la formación que se perfila para recibir a La Fragata este fin de semana en el Gigante. El cordobés será el reemplazante del lesionado Lequi, pese a que en un momento se especulaba con la vuelta de Talamonti, que al final no sucederá (ver aparte).

Pero ese no será el único retoque que sufrirá la última línea. Porque Germán Rivarola jugó para los pesos pesados. Lo hizo en lugar de Rafael Delgado. Y este regreso no es tan llamativo, ya que Pirulo venía pidiendo pista desde la semana pasada tras haber dejado atrás un desgarro. A eso hay que sumarle que el juvenil no pudo tener una buena tarde en Corrientes el pasado domingo. Se puede decir entonces que era un cambio cantado.

Además, en el lateral no estaría en esta ocasión Omar Zarif como se esperaba. El rendimiento del capitán ante Boca Unidos luego de haberse recuperado de su lesión en los tendones no conformó al entrenador, y por tal motivo ayer lo sacó de los titulares y mandó nuevamente a la cancha a Federico Carrizo. Eso obligó al DT a hacer un enroque posicional, porque Ferrari, quien viene de actuar en el mediocampo, retrocedió unos metros y se paró sobre la banda derecha, tal vez también para fortalecer la última línea.

El equipo que tiene en mente el entrenador y que observó a pleno ayer estuvo integrado por Manuel García; Ferrari, Peppino, Valentini y Rivarola; Carrizo, Mozzo, Alderete y Ricky Gómez; Medina y Castillejos. Claro que este equipo no está definido, pero tiende a ser el que se presentará ante Almirante Brown, siempre y cuando en los entrenamientos de hoy y mañana Pizzi no apele a meter mano nuevamente.

Poco a poco van metiendo mano en el dormido Gigante

Los encargados de realizar las mejoras y obras en el Gigante vienen trabajando en el anonimato y cumpliendo con creces. Porque en el último período se percibe una franca mejoría en el estadio. Y, según declararon desde Arroyito, ya está planificado ejecutar varios proyectos más.
  El Gigante debe ser uno de los pocos estadios del país que menos obras o reformas edilicias le han realizado desde su estreno para el Mundial 1978. Aunque hay que destacar que desde hace unos meses le vienen poniendo atención en varios aspectos. Primero decidieron poner en buen funcionamiento las máquinas que se utilizan para el normal trabajo del predio.
  Luego se reparó la caldera, se produjo el eficaz reacondicionamiento general del sistema de riego, se cambiaron y renumeraron varias plateas. Se realizó una limpieza a fondo del foso y posterior pintado, algo que no sucedía en años. Se pintaron todos los vestuarios y el predio. Además, la gente de las filiales colaboró en el reacondicionamiento de las barandas y pasamanos del estadio.
  Como dato saliente es que se cambió una gran cantidad de cañería de agua. Es más, se constató que había grandes pérdidas y eso provocaba un derroche importante del caudal además del costo que le generaba al club desde lo económico. También se consiguió un buen destino para los residuos del estadio. Primero con la colocación de distintos contenedores (negros para orgánicos y naranjas para reciclables) y luego con el retiro por parte de una cooperativa.
  Se repararon y reacondicionaron todos los molinetes para poder utilizarlos con el nuevo DNI Canalla mediante la mano de los empleados del club. Además, el ascensor para discapacitados en el sector de plateas de calle Cordiviola ya funciona. Mientras que el camino para acceder a ese sector se encuentra debidamente señalizado y fue habilitado por la municipalidad siendo el primer club de la ciudad en contar con este tipo de comodidades. Mientras que en la pileta también se realizaron mejoras.
  Pero en breve habrá más concreciones. Porque se está trabajando, entre otros temas, con la empresa Phillips en un proyecto de iluminación general del Gigante. En definitiva, los proyectos programados ya están en marcha en Arroyito.l

Peppino quiere cumplir

Será su momento de volver a integrar la formación principal de Central. El retorno está sellado, pese a que aún resta la confirmación oficial. Franco Peppino es consciente del nuevo desafío que se le presenta ante la baja obligada de Matías Lequi. “Lamentablemente me toca entrar por la lesión de un compañero. Pero ojalá pueda cumplir, satisfacer al técnico y cumplir con lo que el partido exija”, manifestó el profesional cordobés a modo de deseo y desafío a la vez, en la previa del cotejo con Almirante Brown.
  “Lo importante es que siempre tenés que estar bien porque no sabés cuándo te pueden dar una oportunidad. Aunque uno trabaja en todo momento para poder estar en el equipo y a la altura de las circunstancias”, graficó el zaguero, quien salió de titular por última vez con la casaca canalla ante Independiente Rivadavia.
  Pero el ex Belgrano ya se metió durante varios minutos en la alineación principal, por lo que sabe bien de qué se trata el sistema canalla. Fue cuando entró por la lesión de Lequi ante Boca Unidos. Si bien la tarde del pasado domingo terminó siendo feliz para los auriazules por la victoria, no lo fue tanto para el jugador.
  Es que exhibió una notoria falta de ritmo de competencia como consecuencia de una prolongada inactividad, que se inició por la lesión sufrida en Mendoza y que se prolongó con la pérdida del puesto ante las llegadas de Lequi y Talamonti. Pero ahora sabe que tendrá su momento para mostrarse, demostrar que puede serle útil al equipo y recuperar la confianza. l

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario