Ovación

Central perdió ante Boca Unidos y complicó sus posibilidades de llegar a la Promoción

Resignación. Impotencia. La ilusión hecha añicos. Un cúmulo de sensaciones encontradas floreció de manera espontánea en Arroyito ni bien el martillo deportivo sentenció la inesperada derrota de Central...

Martes 03 de Mayo de 2011

Resignación. Impotencia. La ilusión hecha añicos. Un cúmulo de sensaciones encontradas floreció de manera espontánea en Arroyito ni bien el martillo deportivo sentenció la inesperada derrota de Central a manos de un limitado pero ayer eficaz Boca Unidos. El canalla no supo cómo vulnerar al rival de ocasión, pese a que tuvo en sus manos durante toda la jornada una clara señal de que podía terminar la tarde tranquilo y ganador. Aunque la dejó escapar porque careció de un accionar contundente y productivo. Así la posibilidad concreta de arrimarse un poco más al grupo de los que vienen haciendo fuerza para quedarse con una plaza de promoción quedó trunca. En consecuencia, la perspectiva a futuro retrocedió de manera obligada varios casilleros en el tablero de la racionalidad.

Con un argumento sin estridencias pero muy prolijo, Boca Unidos hizo saltar la térmica de la esperanza en el Gigante y dejó sin luz interna al pueblo auriazul. Ganó 2 a 1 y fue suficiente además para generarle un nuevo foco de incertidumbre a corto plazo a la escuadra que ahora dirige el Negro Palma, quien para este desafío se la jugó por un esquema ofensivo, pese a que los protagonistas fallaron considerablemente a la hora de ejecutar el plan estratégico.

Porque la propuesta inicial de Central era ambiciosa. No sólo porque tenía listo a tres puntas bien definidos esperando mostrar su supuesto potencial, sino porque además los dos triunfos en serie era una inevitable tentación a soñar y pensar en grande. Claro, a la hora de plasmar la teoría en la práctica quedó en evidencia la falta de precisión y sincronización colectiva que padeció el dueño de casa. Las pronunciadas grietas en el fondo y en el medio, sobre todo en el sector izquierdo, promulgaron un triste desenlace.

El primer capítulo mostró a un desesperado canalla tratando de quebrar el orden ajeno. Aunque no gravitó pese a los aislados intentos fallidos. Se presagiaba un descanso impaciente e incierto en cuanto al resultado porque la visita, en las escasas chances que llegó al arco custodiado por un pasivo Bava, complicó. Y el elenco correntino terminó haciendo daño material y emocional antes de pasar un rato por el vestuario.

Es que a los 38’, Baroni la pifió y el chaqueño Núñez aprovechó su experimentado olfato en la divisional para madrugar sin piedad a la última línea canalla, que ofreció demasiadas ventajas durante todo el desarrollo del encuentro. Desazón en el abarrotado Gigante y desilusión masiva porque, con muy poco, la visita dejaba al desnudo que la triste actualidad comenzaba a invadir al anfitrión antes de tiempo.

La etapa final arrancó a toda máquina. Palma movió el medio. Sacó a Ballini y mandó a Carrizo a ocupar el carril izquierdo. Y Central mejoró considerablemente. Y en apenas siete minutos, Méndez, de muy baja performance, le sacó un poco de pintura al palo de Nereo Fernández en dos oportunidades.

Parecía que maduraba el empate. Pero no. Al contrario, llegó el nocaut. Primero avisó Núñez con un lujo desde afuera del área, que Bava alcanzó a manotear pese a que la pelota besó el horizontal y paralizó los arrítmicos corazones canallas. Y a los 23’ sí llegó lo inevitable.

El Negro Núñez, lo mejor de la tarde, combinó con Piris, quien sacó un potente remate que el arquero auriazul desvió con esfuerzo. Pero Visconti pescó el rebote y sacó el sablazo letal.

A partir de ahí todo fue desesperación pese que Central descontó de guapo a los 40’ vía un cabezazo del intermitente Biglieri, tras una triangulación con Jesús Méndez y el pibe Coniglio.

Y la derrota se terminó instalando por completo y la desilusión ganó protagonismo en Arroyito. Es que ayer el equipo del Negro Palma desaprovechó, por mérito propio, una inmejorable posibilidad de seguir alimentando la esperanza con argumentos sólidos a mediano plazo.

Minutos clave

38' Núñez sacudió el tablero emocional tras aprovechar una pifia de Baroni y capitalizar la lentitud que exhibió la defensa de Central.

68' Visconti sentenció a Bava, y a toda la masa auriazul, sin anestesia, luego del rebote que brindó el arquero uruguayo.

85' El premio consuelo para el local llegó vía un eficaz cabezazo lanzado por el puntero Biglieri, quien ayer ofreció muy poco.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario