River

Central perdió con River y se frustró su objetivo de clasificar a la zona campeonato

Con goles de Robert Rojas y otro en contra de Damián Martínez, el equipo del Kily González se quedó a mitad de camino en la Copa Diego Maradona

Sábado 28 de Noviembre de 2020

Central perdió y ya no podrá clasificar a la zona campeonato de la Copa Diego Maradona. Perdió con River. Banfield empató en Mendoza. Y todo es frustración. Porque de un grupo de cuatro pasaban dos. Pero el equipo del Kily González no pasó. No estuvo a la altura. No sólo por este partido. Sino por todo el recorrido. Por varios factores. Por errores tácticos. Por errores técnicos. Pero fundamentalmente porque las incorporaciones en defensa lejos estuvieron de reforzar al equipo. Más bien lo debilitaron. Y en eso deberán dar explicaciones los dirigentes, el Mono Gordillo y el propio entrenador.

Central perdió con River no sólo por una cuestión de jerarquía sino también porque los errores propios hicieron la diferencia. El primer gol llega tras dos cabezazos en el área cuando el Kily había dispuesto a Laso, Novaretti y Bottinelli. Tres altos defensores. Y el segundo directamente deriva de un gol en contra convertido de manera inexplicable por Damián Martínez, cabeceando en el segundo palo contra su propio arco.

Es cierto que el partido fue de ida y vuelta. Por momentos la zona de volantes fue un sólo un espacio de tránsito, porque era tal el vértigo que le imprimieron a los avances que las situaciones de riesgo se fueron sucediendo de manera frenética. Bologna desviaba con el muslo un cabezazo de gol de Novaretti y Miño hacía lo propio con un remate de Pratto. La ventaja era una moneda que volaba en el aire y era cuestión de que cayera para ver quien festejaba.

Pero en la ventaja se explican las diferencias futbolísticas. A los 8 minutos un centro de Angeleri encontró la cabeza de Zuculini que Miño desvió al córner. Y de allí otra pelota que llega al área canalla, conecta Pratto de cabeza, el arquero auriazul se esfuerza para tapar, y el rebote lo testea Robert Rojas para poner arriba a River. Tres centrales en la última línea, todos con altura. Es cuestionable que los jugadores de River hayan cabeceado con tanta libertad en el área.

Embed

Gallardo, un especialista en planteos tácticos flexibles, mandó a Ponzio cerca de Vecchio para que Central no tuviera generación de fútbol continúo, y cuando el capitán canalla retrocedía para hacerse de la pelota lo tenía a Alvarez incomodándolo para evitar que piense.

Es cierto que en función de ello fue Villagra quien se vistió de conductor, y desde su movilidad Central estuvo siempre en un plano de igualdad.

Por esa multiplicación fue que Villagra logró capturar un rebote en un tiro libre de Gamba para empatar, pero el juez de línea, con ojos de lince, vio una posición adelantada fina. Muy fina.

El trámite del partido en el complemento por momentos perdió las formas, pero no la intensidad. Y si bien Bologna fue otra vez un escollo en varias situaciones, también es verdad que River encontró en otro tiro al área el segundo. Pero esta vez de manera increíble. Porque el que cabeceó el centro de Angeleri fue Damián Martínez, el mismo quien con una infracción había generado el tiro libre.

Embed

El Kily deberá reformular su proyecto porque no podrá progresar con un sistema defensivo con tantas carencias técnicas ni tampoco con la solitaria inteligencia de Vecchio para la generación. Porque Lautaro Blanco, el Pupi Ferreyra y Villagra son muy buenas proyecciones, pero necesitan de mejor compañía.

Más cuando se logra por momentos jugar de igual a igual ante rivales como River, y es allí cuando se visualizan las necesidades que no fueron cubiertas debidamente.

Central no clasificó porque el equipo del Kily no estuvo a la altura. Por eso ahora debe replantear su proyecto para salir de la frustración.

Placa-formación-Fútbol-dark.jpg

.

Embed

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS