Ovación

Central perdió 1 a 0 ante Instituto y no pudo gritar campeón en Córdoba

Los canallas empezaron mejor y fueron superiores en casi todo el partido pero la impericia y la figura del arquero cordobés le birlaron mayor suerte. El único gol del partido lo marcó Bernardi, a los 14 del complemento.

Domingo 09 de Junio de 2013

Central cayó en Córdoba por 1 a 0 ante Instituto y por ahora no hay campeón del torneo de la B Nacional cuando sólo resta jugarse una fecha. El único gol del cotejo lo marcó Bernardi, a los 14 del complemento.

Central salió con todo y metió a Instituto contra su área en los primeros diez minutos del partido. En una ráfaga continua lo tuvieron Lagos, Medina y dos veces Bareiro. Los canallas parecían decididos a conquistar el título y ponían en cancha una voracidad encomiable, pero sin puntada final.

Tras esa tromba del inicio, Central aflojó un poco la presión pero no su vocación ofensiva, aunque las ocasiones de riesgo comenzaron a escasear. Y así los cordobeses, que parecían perdidos en su propia cancha, se animaron a salir del encierro en el que los había metido Central.

La pelota se hizo más disputada en la zona media, y con muchas imprecisiones de parte de ambos, la Gloria emparejó el desarrollo. Pero lo igualó hacia abajo, o Central se dejó atrapar en esa telaraña de pelotazos largos a cualquier parte y la fricción como emblema.

El final del primer tiempo llegó tras unos aburridos últimos minutos, porque todo el trámite del encuentro cayó en la medianía que propusieron los cordobeses y el partido se hizo chato.

En el segundo tiempo, las cosas arrancaron más parejas, con la Gloria más arriba en cancha y con mayor presión en la salida canalla. Entonces, Nery y Méndez comenzaron a pelear más que a jugar y el que ganó fue Instituto, que se sacó de encima el traslado prolijo que ya es una marca en el orillo del equipo de Russo.

Pero, cuando nada hacía presagiarlo, cuando Central más se esforzaba para armar un ataque con peligro, llegó el gol cordobés. A los 14 Instituto armó una buena jugada de ataque por izquierda en la que la tocaron casi todos, y Aguirre tuvo los ojos bien abiertos para cederla cuando enfrentaba al Melli García, y Bernadi la punteó al gol solo.

Con el orgullo herido, Central fue con todo y Chiarini, el arquero de la Gloria, se erigió en la figura indiscutida del cotejo. Porque ya lo había insinuado en la primera parte, y lo consolidó con varias atajadas increíbles.

Entraron Carrizo, coniglio y Becker para darle frescura a un ataque que no encontraba el último toque, y la Gloria pudo aumentar de contra, porqwue el Melli también tuvo sus atajadas.

Instituto creció a partir del gol, y Central se perdió en la fricción de un partido chivo.

El resultado: no hay campeón todavía y Central deberá cumplir mejor los deberes en la última fecha ante Merlo.

 

 

 

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario