Ovación

Central-Ñuls se jugó y fue empate

Las capitanas del futsal femenino cuentan cómo fue el 4 a 4

Viernes 08 de Diciembre de 2017

El clásico rosarino entre Rosario Central y Newell's ya se jugó. Sí, el segundo clásico del año del futsal femenino se jugó el 7 de noviembre pasado en cancha de Newell's. Y fue empate: 4 a 4, aunque muy pocos se hayan enterado. El encuentro fue entre leprosas y canallas, de cancha de 5 de la liga rosarina. Ovación reunió a las capitanas de ambos equipos, Rocío Galarza, de 27 años y defensora de Central y a María Eugenia Ramírez, de 33, delantera de Newell's, ambas hinchas apasionadas de sus clubes. Se las convocó a hablar de ese clásico, con mucho menos prensa que los de la primera de varones. Pero también de este deporte femenino en crecimiento e, inevitablemente, del próximo clásico: el número 265 de la historia del fútbol de primera rosarino, que tendrá lugar el domingo próximo en el Gigante de Arroyito.

La cita, acorde a la nota, fue en un lugar clásico de la ciudad y neutral: el Monumento. Las capitanas llegaron con los colores en el pecho, pero juntas porque son rivales en la cancha pero amigas, dentro y fuera de juego.

El primer clásico que las encontró este año cara a cara había sido en cancha de Central y terminó también empatado 1 a 1.

"Es un partido difícil, de mucho nervio, en el que ninguno finalmente juega lo mejor", dijo la centralista, dedicada al futsal desde hace 3 años. Y la ñulista, quien juega desde hace una década, asintió: "Es el más difícil y el más importante del campeonato", de 15 equipos. Y nadie se anima a contradecirlas si se tiene en cuenta que ambos partidos fueron a todo o nada y se empartaron sobre la hora.

Tanto Central como Newell's se incorporaron este año a la Rosarina, antes jugaban en Arofusa. Horizonte salió campeón del apertura y Central del clausura. Ambas jugadoras son conscientes de que el deporte femenino siempre va a la zaga del masculino, pero reconocen que en la sociedad y en sus respectivos clubes fueron ganando en visibilidad y respeto.

"Nosotras contamos con el técnico de la primera de futsal masculino y eso lo sentimos como un privilegio", dice la canalla. "Nosotras tenemos un lugar importante dentro del club y contamos con sponsors", comenta la leprosa. Ambas de todos modos sueñan con que en un futuro, los estadios de sus partidos estén llenos. "El futsal y el femenino en particular necesita más difusión", dijo la capitana de Newell's.

Cada una por su lado es tan hincha de su club, que dicen como chiste que no se permiten pareja de otro color futbolístico. "Pero amigas se puede ser con alguien de otro cuadro. De hecho nosotras lo somos y tal vez eso ayudó a que los clásicos sean respetuosos y en paz", dijo la capitana de Central. Al momento de hablar del domingo cada una depositó fe en su equipo y en el técnico. Galarza arriesgó un 1 a 0 favorable al club de Arroyito. Ramírez, un 2 a 1, en favor del club del Parque.

Y cuando se les pidió que elijan a un jugador actual la auriazul apuntó a Marco Ruben y la rojinegra a Brian Sarmiento. Cada una con la camiseta puesta.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario