Ovación

Central no levanta el pie

Entre virtudes y defectos, Central intenta abrirse camino fecha tras fecha con el único objetivo de potenciar lo que, hasta ahora, es una campaña apenas discreta.

Viernes 09 de Marzo de 2018

Entre virtudes y defectos, Central intenta abrirse camino fecha tras fecha con el único objetivo de potenciar lo que, hasta ahora, es una campaña apenas discreta. De la mano de Leonardo Fernández fueron muchos los puntos que se potenciaron, pero existen otros a los que todavía les falta una pulida. Hay algo que venía de arrastre desde la época de Paolo Montero y que con el actual entrenador no se corrigió: el comportamiento. Pero no el futbolístico propiamente dicho, sino el que tiene que ver con la conducta. El canalla es el equipo con más expulsiones en lo que va de la Superliga. También el que más amarillas recibió. Y más allá del dato estadístico, frío por cierto, se trata de algo que pone al equipo no sólo en inferioridad numérica, sino que lo expone y lo obliga a un desgaste físico mucho mayor, del que incluso podría pensarse que forma parte del amplio espectro de conjeturas sobre las lesiones sufridas en el arranque de año.

No es un dato menor que en los siete partidos que disputó en lo que va de 2018, Central haya sufrido tres expulsiones. Fueron las de Maximiliano González ante Unión, Mauricio Martínez contra Huracán y Fernando Tobio con Godoy Cruz. En esos 630 minutos el equipo de Leo Fernández jugó 132' (más las adiciones) en inferioridad numérica. Una ventaja enorme que entregó.

Todo ese tiempo seguramente el equipo tuvo que esforzarse más de la cuenta, teniendo que correr más y peor que el rival y tal vez tenga poco o nada que ver, pero esa exigencia recae sobre los músculos. Claro que este tema de las lesiones es apenas una parte del problema.

El análisis en Central debe ir un poco más allá. Porque en Arroyito esto no es nuevo. Frente a Talleres (ya con Leo Fernández como DT) Agustín Coscia también vio la roja (81'), pero con Montero hubo otros cuantos casos. En la derrota frente a San Martín de San Juan, en Cuyo, el equipo sufrió las bajas de Alfonso Parot (58') y Fernando Tobio (70'), mientras que ante Atlético Tucumán, en el Gigante (el último partido del DT uruguayo en la Superliga) fue José Leguizamón (80') quien debió irse a las duchas antes de tiempo.

Todos estos antecedentes desembocan en un dato categórico: Central es el equipo con más expulsiones en el campeonato. Y que haya recibido tantas rojas no parece algo descolgado. Es que también es el equipo con más amarillas: 58. Producto de esas amonestaciones, ya cuatro futbolistas (Zampedri, Herrera, Carrizo y Gil) tuvieron que purgar una fecha de suspensión.

En Central todos hablan de la intensidad que el equipo intenta meterle al juego. Por ese carril se podrían encontrar algunas de las explicaciones, pero el repaso de las expulsiones muestra que no son pocos los casos en los que primó la pierna fuerte (las dos de Tobio fueron calcadas).

Demasiadas expulsiones que generan mucha ventaja para el equipo rival.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});