Ovación

Central no fue el mismo que ante Olimpo y sólo rescató un punto

El conjunto canalla empató 1 a 1 frente a un Lanús alternativo, al que no supo vulnerar.

Domingo 25 de Febrero de 2018

No fue deseo. Tampoco decepción. Central no supo cómo vulnerar a Lanús. La mayor razón de esa frustración radicó en el mismo funcionamiento del equipo de Leo Fernández. El empate en un tanto desnudó algunas falencias a pulir a la brevedad en Arroyito. Aunque tampoco es que el granate lo agarró de las solapas y le propinó un par de cachetazos porque tampoco fue así. La resonante goleada ante Olimpo eclipsó a varios canallas. Como pudo haber confundido a otros con el empate de ayer en estos pagos. Sin embargo, este modelo auriazul no fue antes una cosa y ahora es otra. Trata de reinventarse fecha a fecha. Transita por un modelo formativo, mientras que a la vez sufrirá el precio de ir creciendo en el camino como le pasó en esta especial ocasión.

Cae de maduro que el empate no ofreció una plusvalía para esta versión canalla. Porque expuso un discreto rendimiento frente a un rival que está en otra sintonía. El mismo que apeló a un conjunto de juveniles de sus inferiores sin renunciar a su estilo.

Porque si otras de las cosas que tienen bien en claro en Lanús, es que en materia dirigencial y deportiva no negocian la génesis institucional. Ponderan el patrimonio. No en vano ganaron campeonatos. Desde ese punto de vista deberían ser modelos para muchos equipos. Incluso de Rosario. Porque no fue obra de la casualidad que ayer haya puesto en cancha a ocho apellidos "made in" cantera granate.

Central venía acopiando de lo lindo. Como pacman, por momentos. Eso lo acercó a la zona de clasificación a la Copa Sudamericana, que es el objetivo final que se propuso este equipo y cuerpo técnico. Sobre todo luego de ver que se podía soñar en grande pese a la salida y poca cosecha bajo el mandato de Paolo Montero.

La historia reciente indica también con énfasis que Central venía de florearse de lo lindo contra Olimpo en un Gigante ilusionado. El termómetro popular se recalentó en la semana más de lo habitual por ese 5 a 0 que ninguno de los protagonistas olvidará jamás.

Pero hay que serenar los pronósticos. Más aún cuando resta mucho camino por recorrer. Más de un trasnochado canalla pensó que este partido era un mero trámite en el sur bonaerense. Que era cuestión de venir, firmar planilla y aplastar a los pibes de Lanús sin piedad a lo largo de los 90 minutos. Nada de eso sucedió.

Porque el equipo jamás hizo pie. No estuvo a la altura. Quizá porque era hora de demostrar que no siempre se puede complacer a todos. Como que tampoco siempre estará fino a la hora de la definición. Ni hablar desde el juego colectivo como desde la faz individual.

No en vano ayer fallaron paradójicamente los mismos nombres que venían de romperla ante el aurinegro. Hasta el Pachi Carrizo anduvo torcido. Cuando no es, no es. Así de simple y tajante.

Sin embargo, Central se volvió con algo. Se trajo un punto. Con sabor a poco si se quiere. Más que nada por cómo se le había presentado en la previa el partido. Pero esto ya es historia. Es momento de pararse y basarse en la actualidad. Y el canalla ratificó que es un equipo que crece, con aciertos y errores. Nada de otro mundo. En definitiva, no fue mejor por haber goleado a Olimpo. Ni tampoco el peor de todos por empardar con los pibes de Lanús.

Gil llegó a la quinta amarilla y podría ser el turno de Ortigoza

La excursión a cancha de Lanús dejó una baja segura para el próximo partido. Es que Leonardo Gil fue amonestado y llegó a la quinta amarilla, por lo que deberá purgar una fecha de suspensión cuando el canalla reciba el próximo sábado a Godoy Cruz. Leonardo Fernández tendrá varios días por delante para encontrarle reemplazante, aunque ya ayer habló de la chance que puede tener Néstor Ortigoza. El ex San Lorenzo "ya viene trabajando al ciento por ciento y puede tener una linda posibilidad", dijo el DT canalla.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario