Ovación

Central necesita volver a ganar con lo que más extraña

Hace tres partidos que Central no convierte y esa es una de las causas del bajón. Le falta puntería y elaboración de juego para crear chances

Domingo 23 de Septiembre de 2018

Si la necesidad de ganar estaba de manifiesto en el partido ante Defensa y Justicia por la derrota sufrida contra Racing, lo de hoy al mediodía en La Plata frente a Gimnasia tendrá en ese punto una carga más pesada aún. Es que el traspié (el segundo de manera consecutiva) el pasado lunes en el Gigante de Arroyito pone al equipo del Patón Bauza ante un escenario con muchas más urgencias. Salir de perdedor será el objetivo de mínima. Volverse a Rosario con tres puntos en el bolsillo, el ideal. Para el primero puede alcanzarle con mantener el orden y que no le conviertan. Para lo otro inexorablemente deberá amigarse con el gol. Y es justamente eso lo que hoy más está sufriendo el canalla. Porque más allá de la liviandad en el juego, el equipo hace tres partidos que no logra convertir. Demasiado para las pretensiones de base y en relación al arranque que tuvo en la Superliga.

Aquel gol de Fernando Zampedri ante San Martín de Tucumán, a 10 minutos del final, fue la última conquista de Central en el semestre. No pudo anotar ante Racing, Talleres (por la Copa Argentina) y tampoco en el último partido, contra Defensa y Justicia.

Para esta tarde ese será uno de los principales déficit a resolver y a partir del cual volver a sentirse con la capacidad necesaria de mantenerse en la pelea.

Tres partidos sin marcar es demasiado para cualquier equipo, más para aquellos que aspiran a convivir con el protagonismo. Y en este sentido hay valoraciones distintas de parte del Patón Bauza, más allá de que la frustración de no poder convertir se manifieste cada vez que eso ocurre.

Es que para el técnico canalla hay lecturas diferentes para hacer. De hecho él mismo diferenció lo que fueron los partidos contra Racing y Talleres a lo ocurrido ante Defensa y Justicia. Este último lo dejó mucho más preocupado. Y la explicación que dio es lógica.

Ante situaciones de falta de gol, los protagonistas suelen encontrar atenuantes a la situación de acuerdo a si el equipo genera o no ocasiones de gol. Cuando las chances están, lo que se resalta es eso precisamente y en la mayoría de los casos se aduce que "mientras se creen situaciones, el gol ya va a llegar".

Bauza entiende que algo de eso hubo en los dos primeros partidos de esta mala racha. Está convencido de que tanto en el Cilindro de Avellaneda como en cancha de Lanús, el equipo tuvo las oportunidades para facturar y que si no lo hizo fue por falta de puntería o mérito de algún jugador rival. Pero a su criterio fue muy distinto lo que ocurrió hace pocos días en el Gigante.

"Me preocupa un poco porque el equipo no tuvo la capacidad de generar situaciones", dijo el Patón el viernes en conferencia de prensa, dejando en claro que, a su criterio, una cosa es no marcar debido a una mala resolución y otra muy distinta ni siquiera contar con esas chances.

Razones no le faltan a Bauza para sentir eso. Y es una muy buena señal que tomara el toro por las astas y declarara con la realidad en la mano sin ampararse en un discurso que no se condiga con la realidad. Tampoco tenía demasiado espacio para hacerlo. Basta con recordar que el primer tiro al arco franco de Central al arco de Unsain fue a los 7' del complemento, con un remate de Néstor Ortigoza que se fue desviado. Después tuvo la de Camacho y alguna que otra arremetida de Carrizo y Lioi. No obstante, lo de Racing fue pobre, con un remate de Ortigoza desde afuera en el primer tiempo y un claro cabezazo de Camacho, desviado, en el segundo. Y con Talleres apenas un disparo desde la línea del área de Herrera, contra el palo derecho del arquero Guido Herrera. Sólo eso en ambos partidos.

Ahora, expuesto el problema, la situación amerita también un buceo un poco más profundo en por qué las dificultades para convertir. Y la respuesta más rápida que aparece es la falta de juego que viene mostrando el equipo. Incluso algo de eso se vio en los primeros tres partidos del torneo (Banfield, Talleres y San Martín de Tucumán), pero todo quedó debidamente maquillado por las victorias.

Es que el orden que mostró el equipo en ese inicio de competencia fue bueno y debidamente resaltado, pero la cuota de fútbol siempre estuvo latente. Encima, para lo que pretende el Patón, la búsqueda del desequilibrio no fue del todo convincente. Esa idea de romper permanentemente por afuera y abastecer con centros a Ruben y Zampedri nunca terminó de plasmarse como un modus operandi. Fueron más intentos aislados que un modo de vida. No en vano para el choque de esta tarde en la ciudad de las diagonales el técnico decidió meter mano en el equipo y apostar por el ingreso de Andrés Lioi en lugar de Federico Carrizo. Una clara señal de inconformismo.

Está claro que a Central le está costando generar juego y con esa carga el arco de enfrente le está quedando cada vez más lejos. No son pocos los protagonistas que hablan de que una de las principales dificultades están en la pérdida rápida del balón y que sin un manejo adecuado de la pelota la alimentación de los delanteros se hace cuesta arriba. Porque este Central está pensado para que los centrodelanteros se muevan preferentemente en inmediaciones del área rival y no tener que bajar demasiado para aportar en la elaboración del juego. Hasta aquí eso ocurrió a cuentagotas. Quizá ello potencie aún más la sensación de que a Ruben y Zampedri les cuesta horrores encontrar los caminos para potenciar una sociedad que hasta aquí nunca gozó de buena salud.

Para un equipo como Central, que no tiene al vértigo como uno de sus principales atributos, sino que se inclina más bien por el tránsito lento, las llegadas al área rival suelen no abundar. De allí el alto grado de eficacia que debe mostrar en cada partido. Pero lo dicho, en los últimos tres, quizá por llegar poco y nada o por no haber sabido aprovechar las pocas situaciones que tuvo, no pudo convertir. Hoy tiene la chance en La Plata de reencontrarse con el gol.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario