Ovación

Central necesita enmendar los errores defensivos si pretende tener expectativas

Si quiere superar el objetivo inmediato, llámese Boca el jueves por el desquite de la Sudamericana, y enderezar el rumbo en el torneo de primera, deberá corregir los gruesos fallos defensivos.

Lunes 15 de Septiembre de 2014

Pensar en su arco para aspirar a la victoria. Suena contradictorio, pero no lo es. Si Central pretende superar el objetivo inmediato, llámese Boca el jueves por el desquite de la Copa Sudamericana, y enderezar el rumbo en el torneo de primera, dependerá de corregir los gruesos errores defensivos que cometió en la abultada derrota del sábado con Tigre por 4 a 1. Fortalecerse atrás le dará aire para preocuparse después por el juego ofensivo y romper el 1-1 de la ida contra el xeneize.

Obligado a la victoria o a un empate por dos goles o más para superar la instancia de los octavos de final, debido a que la igualdad en 0 lo deja afuera porque Boca corre con la ventaja del tanto de visitante, el equipo de Miguel Angel Russo sabe que su futuro se presentará sombrío si el jueves le convierten. No es que deba extremar los recaudos en la Bombonera, pero sí enmendar todo lo malo de la tarde en Victoria, con rendimientos que estuvieron muy por debajo de lo que todo conjunto se puede permitir.

Mirando el vaso medio lleno del compromiso de la Sudamericana, Central puede llegar a complicar a Boca si le anota un gol. Es que en ese caso, el conjunto de Rodolfo Arruabarrena se verá en la necesidad de señalar dos tantos para avanzar. Y no es imposible que el canalla convierta. En los últimos cuatro partidos hizo al menos un gol, contando el torneo de primera y la Sudamericana.

Por tal motivo, allí es donde radica la atención en la defensa. Si ofrece toda clase de ventajas atrás, será condenatorio. Entonces, para no caer en desaciertos, habrá que reducir al máximo las desatenciones individuales.

Eso implica ajustar las marcas y que los rivales no tengan toda la comodidad para ganar de arriba. El sábado sucedió lo contrario. Por ejemplo, en dos ocasiones perdió las marcas de Lucas Wilchez y Sebastián Rincón. La sacó barata porque ambos cabecearon mal. Y hasta se puede agregar en esa enumeración el centro de Peñalba que Ferrari introdujo en su arco en el intento por despejar.

En ese aspecto que tanto sufrió, el seguro regreso de Berra le dará aire justamente en el espacio aéreo. Hoy es el más seguro de los marcadores centrales, con Acevedo cometiendo los errores propios de un novato y con Donatti en un nivel bajo si se lo compara con el que supo afirmarse de titular la temporada pasada.

Una mayor coordinación de la última línea, incluyendo a los laterales Ferrari y Delgado, y al volante central más retrasado, seguramente Nery Domínguez contra Boca, o Damián Musto cuando le toque entrar, será imprescindible para protegerse mejor. De lo contrario, le seguirá costando caro.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario