Ovación

Central: Merlo les marca la cancha a Burdisso y a Bragheri

Reinaldo Merlo enfrenta el primer conflicto interno de magnitud desde que asumió su segundo mandato en Rosario Central. La continuidad de Guillermo Burdisso y Diego Braghieri pasó a ser tema de...

Viernes 16 de Julio de 2010

Reinaldo Merlo enfrenta el primer conflicto interno de magnitud desde que asumió su segundo mandato en Rosario Central. La continuidad de Guillermo Burdisso y Diego Braghieri pasó a ser tema de estado y desnuda necesidades y urgencias en el plantel canalla para encarar el duro torneo de la B Nacional. Es que desde el entorno de ambos defensores están presionando para que emigren a otros clubes. Los pibes se llenaron de dudas y si toman la decisión de partir le dejarán a Mostaza un hueco indisimulable en la conformación de la zaga. "Son jugadores fundamentales para lograr el ascenso. Central los necesita para subir rápido a primera. Yo soy siempre optimista en la vida, así que seguramente tanto Belloso como el presidente van a llegar a un acuerdo para que se queden", señaló el entrenador auriazul. "Ellos integran la base del equipo que tengo en mente. Si podemos retenerlos sería un paso muy importante para lograr el objetivo que nos propusimos", recalcó.

Merlo trata de manejar la situación como viejo lobo del fútbol y dejó en claro su mensaje. "Yo tengo que respetar tanto a la dirigencia como a los jugadores. La realidad es que quiero se queden todos porque junto con algunos refuerzos podemos armar un plantel fuerte para ascender", comentó ayer en el Gigante.

—¿Como ex jugador entendés la posición de estos jugadores?

—No se puede comparar un momento con otro. Antes yo no tenía representante, sólo estaba el técnico. Ahora es muy distinto, se manejan otras cuestiones y no puedo abrir un juicio sobre ellos.

—¿Te toca estar como mediador entre ellos y la dirigencia?

—No sé si soy un mediador. Los jugadores saben que yo quiero que se queden. Pero después tienen que arreglar ellos con los directivos. Yo estoy en el medio.

—¿Esta situación afecta los entrenamientos?

—Conmigo todos trabajan muy bien, con gran predisposición, ya sea en uno o dos turnos. En ese aspecto no me puedo quejar.

—¿Cómo está Zelaya?

—Prácticamente no lo cuento, por todo lo que hablé con él. Yo le dije que quería que se quede, pero no puedo cortarle la carrera a nadie.

—¿Sentís que te queda la columna del equipo con Broun, Paglialunga, el Kily y Figueroa?

—Esa base está. Sólo nos falta la confirmación de Burdisso y Braghieri.

—¿Hay jugadores que te sorprendieron en los entrenamientos?

—No me gusta hacer nombres pero Rivero y Carrizo tienen mucho futuro, juegan bien.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS