Ovación

Central llegó a Puerto Madryn y causó conmoción entre los canallas sureños

Se movieron desde muy temprano orgullosos con los colores de su patria futbolera por las costeras calles de su hogar adoptivo. Saltaron. Cantaron. Se abrazaron. Se observaron. Rieron también con cierta nostalgia.

Sábado 17 de Marzo de 2012

Se movieron desde muy temprano orgullosos con los colores de su patria futbolera por las costeras calles de su hogar adoptivo. Saltaron. Cantaron. Se abrazaron. Se observaron. Rieron también con cierta nostalgia cuando cruzaron las felices miradas. Los peatones ocasionales que transitaron ayer por Puerto Madryn los miraron de reojo. Parecieron no entender mucho. Pero ellos estaban ahí. Haciendo su carnaval canalla al pie de la explanada de la estatua de la Galeza. Ni hablar de lo que representó para ese puñado de fieles cuando estuvieron cuerpo a cuerpo con sus embajadores, los jugadores. Esos mismos a quienes ayer un grupo de guerreras almas les brindaron una vez más, una muestra de fidelidad y pasión. "Esto no deja de sorprender. Están en todos lados. Mirá que estamos lejos de Rosario", tiró Jesús Méndez para graficar lo que representó la movida auriazul en este sureño territorio.

"Mañana (hoy) va a haber mucha gente en la puerta del hotel porque hoy (ayer) casi todos están trabajando", deslizó sin que hiciera pregunta alguna uno de los tantos rosarinos exiliados en esta parte del país cuando notó a los enviados de Ovación.

"Esto es algo que esperé desde hace muchos años. Ver a Central de cerca. Estoy acá hace casi cinco. Mirá, tengo firmada la camiseta por casi todos los jugadores. Estoy feliz", acotó a su turno Carla, una de las tantas chicas que ayer no se despegó del plantel, mientras sus familiares Sol y Agostina parecían no poder creer lo que estaban viendo.

La llegada canalla despertó interés en su gente. Como suele pasar cada vez que se traslada fuera de Arroyito. "En la cancha seremos más de dos mil. Muchos vendrán desde distintos lugares de la Patagonia. Será una fiesta", afirmó a su turno Miguel, quien dejó Rosario para "dedicarme a varias actividades hace varios años", mientras su hija Julieta lo mirada con los ojos brillosos. A su vez, Carlos (de Capitán Bermúdez) afirmó: "Qué locura que es Central. Estamos en todos lados". A su alrededor, varios hinchas se mostraban también exultantes.

Ni bien arribó el plantel al hotel, un buen número de fieles aprovechó para quebrar la tranquilidad que reinaba en la costa de Puerto Madryn. Todos decidieron congregarse al pie de la estatua de la Galeza. Ahí prolongaron su felicidad con algunas bombas de estruendo y haciendo flamear la bandera que llevan en sus corazones: la de Central.

Luego de varios minutos de cotillón y folklore a todo trapo, cada uno fue despejando la zona, pero entonando diversas estrofas de canciones tribuneras que los identifica. "Ves, esto es Central", sorprendió un chico que no pasaba los 15 años cuando el eco de los cánticos dominaba la costa de esta bella ciudad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS