Ovación

Central, junto a Instituto, River y Quilmes, animarán la atractiva definición de la B Nacional

Si bien en el fútbol hay que evitar las frases taxativas y las posturas irreductibles, todo indica que la definición del torneo de la B Nacional estará protagonizada por cuatro equipos: Instituto (56), River (55), Quilmes (52) y Rosario Central (50).

Domingo 15 de Abril de 2012

Si bien en el fútbol hay que evitar las frases taxativas y las posturas irreductibles, todo indica que la definición del torneo de la B Nacional estará protagonizada por cuatro equipos: Instituto (56), River (55), Quilmes (52) y Rosario Central (50). Ellos son los que se animaron a levantar la cabeza, los que vienen liderando el pelotón de punta desde hace rato y parece que entre ellos se jugarán a suerte y verdad dos puestos de ascenso directo y dos plazas para la Promoción. Son cuatro conjuntos con un mismo sueño, que se decidirá en el tercio más caliente del certamen. Los canallas todavía conservan chances de ir por todo y no le esquivan al rótulo de candidatos que ostentan por obligaciones asumidas y condiciones naturales. En esta loca carrera hasta la fecha 38ª, ninguno se puede permitir licencias y se perciben promesas de cruces emotivos con rivales directos y jornadas infartantes.

Más allá de que todavía hay tiempo para las sorpresas, estos cuatro equipos afirman sus pretensiones por cuestiones de peso específico y no aflojan la marcha detrás de sus objetivos. Los demás vienen remando desde atrás, pero nunca alcanzaron a arrimarse con peligro real, al menos hasta ahora. Aldosivi (43), Gimnasia La Plata (42), Defensa y Justicia (42) o Boca Unidos (40) tuvieron chances de buscar un lugar más importante en este escenario, pero se mancaron en pasajes determinantes del campeonato y bajaron el nivel de sus expectativas.

Instituto se ganó el respeto de todos con su campaña. De la mano de Darío Franco fue sumando seriedad, firmeza y confianza en su propuesta. Por encima de las especulaciones numéricas que se fueron tejiendo con el correr de todo el torneo, hasta el momento no le pesó el hecho de liderar la tabla de posiciones y en algunas ocasiones demostró un gran nivel en sus expresiones de juego.

Tiene a la joya Dybala como as en la manga, bien acompañado por Lagos, Videla y Encina.

River camina con su enorme mochila de responsabilidades a cuestas. Tiene individualidades como Trezeguet, Cavenaghi y Domínguez que soportan el peso de su lucha y que le permiten mantener encendidas las esperanzas. Ante la evidente falta de sustento táctico colectivo enfrenta sus desafíos a través de inspiraciones ocasionales, y por ahora eso le alcanza para ser una parte importante de este tramo de cierre.

Quilmes empuja con el viento de cola que dejó la gestión de Caruso Lombardi. Es un equipo incómodo, utilitario y rendidor, que conoce el paño en este tipo de definiciones. No tiene figuras para llenar carteles, pero se presenta como un animal de ocasión con oficio de batallador.

Central llega plantado a esta última recta con muchas aspiraciones. A pesar de alguna dosis de irregularidad, fortalece sus ambiciones con un impresionante invicto en Arroyito, una saludable vocación ofensiva y con el piso de seguridades que le otorga la columna formada por Lequi, Mozzo y Castillejos. Parece agazapado y busca dar el zarpazo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario