Ovación

Central hizo gala de su juego con un incuestionable 2-0 sobre Independiente

El equipo de Coudet fue superior al conjunto de Avellaneda. Con el triunfo escaló a lo más alto de la tabla de posiciones.

Miércoles 17 de Febrero de 2016

Central lo hizo otra vez. Mostró un gran repertorio y ganó. Por tercer vez en el campeonato. En esta oportunidad su víctima fue Independiente, en el marco de la 3ª fecha de la Zona 1. Fue un 2-0 totalmente justificado que catapultó el equipo del Chacho Coudet a lo más alto de las posiciones.

Otra vez el canalla mostró el juego que lo convirtió en uno de los grandes protagonistas durante la temporada pasada. Con la pelota al pie, manejó el partido y le imprimió una destacable dinámica a su juego. Si bien fue más que el dueño de casa, recién consiguió trasladar esa supremacía al marcador en el complemento. El delantero Marcelo Larrondo abrió la cuenta a los 49' desde el punto del penal, y el mediocampista Jonás Aguirre puso cifras definitivas a los 58' tras una gran jugada colectiva.

A priori se sabía que Central e Independiente animarían un choque a puro ritmo. Como suele suceder cuando se enfrentan dos equipo que encolumnan su juego en la posesión de la pelota, la dinámica y la propuesta ofensiva. Y en esa suerte de pulseada fue el equipo del Chacho Coudet el que salió mejor parado de arranque. Porque supo imponer su juego ante los de Mauricio Pellegrino. Sin embrago, esa supremacía no le alcanzó para lastimar al elenco local.

El primer cuarto de hora se diluyó entre insinuaciones de los dos bandos. Pero la más llegada más punzante estuvo en el pie del mediocampista Jonás Aguirre, quien a los 8' sacó un remate desde afuera del área que el arquero Diego Rodríguez contuvo arrojándose a su izquierda.

Y a los 26' el canalla volvió a tocar las puertas del gol. Aguirre gambeteó del medio para la izquierda y definió cruzado mientras entraba al área, pero nuevamente el uno del Rojo se quedó con la pelota.

Pero Independiente respondió. A los 36' el mediocampista Claudio Aquino se metió entre los defensores centrales canallas y habilitó al delantero Martín Benítez, que sacó un violento remate que dio en el palo derecho del arquero Manuel García. Fue la más clara del primer tiempo.

Esa jugada de gol del conjunto de Pellegrino fue una clara señal de lo que sucedía en el partido, ya que el local se había adueñado del protagonismo ante un Central que no le encontraba la vuelta al juego de su rival.

Y sobre el cierre del primer tiempo fue el mediocampista Emiliano Rogoni el que tuvo una inmejorable chance de abrir el marcador. El volante dejó en el camino al Melli García y remató cruzado, pero el lateral Pablo Alvarez cerró a tiempo y le ahogó el festejo.

Central mostró otra cara en el inicio del complemento. Salió a llevarse a su rival por delante. Lo arrinconó en su arco con ataques frontales, que en un puñado de minutos le dieron rédito. A los 49' el lateral Alvarez cayó dentro del área tras una infracción del defensor Gustavo Toledo, y el atacante Marcelo Larrondo puso el 1-0.

A partir de ese momento el partido entró en el terreno que más le convino al equipo de Coudet. Porque comenzó a jugar con la desesperación del Rojo y comenzaron a aparecer los espacios.

Pese a que panorama pintaba mucho mejor para la visita, fue Independiente el que generó la mejor chance de gol. A los 58' el mediocampista Benítez le puso la pelota en la cabeza a Benítez, pero su cabezazo fue neutralizado por García sin mayores dificultades.

Y el desenlace fue el que se preveía. Central encontró los espacios y estiró la ventaja. A los 19' Aguirre le puso el broche de oro a una gran jugada colectiva. La comenzó el defensor Alvarez, que salió de contra tras recuperar la pelota en su área. Luego la pelota pasó por Walter Montoya y Jonás, tras dejar un rival en el camino, coló la pelota por el primer palo de Rodríguez.

Dio la sensación que con el 2-0 el canalla le bajó la persiana al partido. Y finalmente así fue. Porque el equipo de Coudet manejó  la pelota y generó un bloque defensivo impenetrable para su rival de turno.

Y si no amplió su ventaja fue debido a que no estuvo fino a la hora de dar el último toque.

El hecho estaba consumado. Sólo hubo que esperar el pitazo final. Y mientras tanto, el canalla se floreó ante un Independiente que no tuvo herramientas para contrarestar su juego. 

 

 

 

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario