Ovación

Central fue mucho más y se quedó con una merecida victoria ante Huracán

Central superó con autoridad por 1 a 0 a Huracán, con gol de Gonzalo Castillejos , a los 29', tras una mala salida del arquero. En un partido en que el canalla fue siempre más, pese a jugar con uno menos, durante 30 minutos, por la expulsión de Ballini, a los 3' del primer tiempo, el triunfo del equipo de Pizzi fue merecido y debió ser amplio en el resultado. En Huracán fue expulsado Filippetto, a los 35' del primer tiempo. Con este triunfo el canalla quedó segundo en la tabla, junto a River, al menos hasta que se complete la fecha.

Domingo 06 de Noviembre de 2011

Central le ganó merecidamente a Huracán como visitante por 1 a 0, en un partido en el que siempre fue más, en el que fue el que más buscó y en el que dispuso de las mejores chances, todos argumentos que refuerzan esa superioridad manifiesta del canalla ante su rival. El único pecado del equipo dirigido por Juan Antonio Pizzi fue no haber podido cerrar antes un partido en el que marcó una neta superioridad en el juego, mucho más amplia que la que muestra el resultado final. Un resultado que no sólo le permite a Central trepar en la tabla de posiciones hasta la segunda colocación, al menos hasta que se complete la fecha, sino también volver a mostrarse como el equipo sólido, compacto y serio de las primeras fechas. Esa falta de contundencia de Central lo condenó a tener que sufrir el partido hasta el pitazo final, pese a que fue el que mejor hizo las cosas a lo largo del partido, incluso cuando durante más de 30 minutos en el primer tiempo jugó con un hombre de menos por la expulsión de Matías Ballini (a los 3’ por una falta descalificadora a Oviedo). Pero esa contingencia lejos estuvo de atentar contra el rendimiento de Central que se hizo fuerte en la adversidad y comenzó a crecer como equipo. Con la firmeza de los del fondo –notable tarea de Lequi-, con el manejo en el medio de Martín Rivero y las trepadas por los costados de Carrizo y Ricky Gómez, la movilidad de Medina y la siempre inquietante presencia de Castillejos, fue redondeando un buen triunfo que lo afirma en la tabla y lo hace crecer como equipo, más allá de algunas ausencias importantes y de los nombres de turno. Luego de avisar en un par de ocasiones, Catillejos, a los 29’, aprovechó una mala salida de Monzón, quien en el apuro quiso salir jugando con el delantero encima y el balón le quedó al goleador canalla, que la tocó suavemente al gol para hacer estéril el intento de despeje de Filippetto, que luego fue expulsado a los 35’, tras sendas faltas al movedizo Medina. Tras el gol, Huracán sintió el impacto e intentó salir en busca del empate, pero sus pocas ideas, lo bien parado que estaba el fondo canalla y la posterior expulsión de Filippetto fueron demasiados elementos para lograr el objetivo. Castillejos tuvo varias ocasiones para aumentar el resultado, en el complemento pero no las aprovechó. Lo tuvo al minuto pero no pudo. A los 8’ se repitió la situación, otra vez tuvo la chance el goleador, tras una buena jugada de Medina, pero el remate del delantero quedó en el cuerpo del arquero. Otra a los 18’, tras una buena cesión de Zarif, pero el remate del 9 se le fue cerca del palo derecho del arquero. Central era más, mucho más que el rival, pero no lo liquidaba, pese a que en cada ataque daba la sensación de que estaba más cerca del segundo que Huracán del empate. Estaba firme y sólido en defensa, ganaba en el medio, que no paraban a nadie, y tenía un buen cambio de ritmo cuando pasaba la mitad de la cancha y encaraban a una defensa que no hacía pie. Pero pese a tener todo a favor no pudo plasmar en el resultado la supremacía que exhibía en el juego. Pero esa falta de contundencia y el desaprovechamiento de las situaciones que tuvo para cerrar el partido hizo que por momentos el partido se hiciera de ida y vuelta, más por la necesidad de Huracán, que por sus ideas, y por las imprecisiones de los canallas que no lograban concretar el segundo. En el final, Central tuvo un par de chances más, en un remate de Biglieri y otro de Rivero, pero corrió la misma suerte que antes. Al final, Central terminó redondeando una buena victoria, la segunda consecutiva, más allá de su falta de contundencia, que lo coloca en el segundo lugar de la tabla, pero que además lo muestra como el equipo serio, sólido y compacto que asomó al comienzo del torneo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario