Ovación

Central, favorito por naturaleza ante San Martín de Tucumán

Central tiene argumentos más sólidos que el recién ascendido San Martín (T) para volver a apoderarse de la punta

Domingo 26 de Agosto de 2018

No deja de ser cierto, más en los tiempos que corren, que todos los partidos son difíciles. Ni hablar en este fútbol argentino, en el que muchas veces la fricción y el juego físico suelen emparejar las cosas. Pero en el marco de un razonamiento lógico, Central lleva las de ganar hoy ante San Martín de Tucumán. Ya se escucharon las palabras de varios protagonistas haciendo referencia a la paridad que existe en Argentina, pero ese tipo de declaraciones corren para este partido, para esta fecha, y para cada una de las jornadas que se darán de aquí hasta el final. En el terreno de apuestas, el santo tucumano sin dudas pagaría mucho más que el Central del Patón Bauza y eso, independientemente de lo que ocurra una vez que la pelota se eche a rodar, es parte de la lógica. ¿Por qué el canalla es favorito hoy en el Gigante?

Condición de líder

Mirar la tabla de posiciones hoy es engañoso. Central saldrá a la cancha como escolta de Racing (le ganó el viernes a Patronato), pero la Academia del Chacho Coudet tiene un partido más. El canalla sabe que depende de sí mismo para mantener la soledad de la punta y sobre eso tendrá que trabajar. Y es esa condición de líder, de la que se hizo acreedor al término de la segunda fecha, lo que lo pone en una situación de privilegio. Amén de las presiones, no hay nada mejor que correr la carrera mirando a todos desde arriba que luchando desde abajo, esperando la complicidad del resultado de terceros. Y en esto aparecen las formas con las que Central pueda hacer gala de esa situación de privilegio, pero objetivamente el análisis es único. No hay ningún equipo, entre ellos San Martín de Tucumán, que pueda arrebatarle la condición de líder, siempre y cuando el equipo de Arroyito logre actuar en consecuencia.

El peso de los nombres

Ni un vuelo rasante ni un análisis minucioso del tema puede poner en la misma condición a canallas y santos tucumanos en un lugar de paridad en cuanto a nombres propios. Central es un equipo con jugadores ya asentados en la máxima categoría y con un extenso recorrido en ese terreno. El conjunto auriazul tiene un Matías Caruzzo que San Martín no tiene y lo mismo ocurre con Néstor Ortigoza, Marco Ruben y Fernando Zampedri, por citar simplemente algunos futbolistas. En la valoración previa es un punto a favor. Y no menor por cierto. Analizarlo de otra forma implicaría un ejercicio emparentado más con el bajo perfil que con la dimensión real de uno y otro equipo. Se insiste que con el balón en movimiento un detalle, a favor o en contra, puede marcar el rumbo del partido e incluso distorsionarlo, pero si le preguntaran a Rubén Forestello (DT de San Martín) si le gustaría contar con algunos de los nombres que tiene el canalla, la respuesta, sin dudas, sería un "sí". Otro punto a favor de Central.

La experiencia

Intimamente relacionado con el punto anterior, la experiencia no debiera pasar desapercibida. El rodaje de la mayoría de los jugadores canallas está mucho más cerca de las mejores expectativas que puede ofrecer el entusiasmo del rival de turno. Central cambió el técnico, pero la base del plantel es prácticamente la misma. A San Martín le sucede todo lo contrario. El de hoy será recién el segundo partido en la primera división (en el primero empató 1-1 con Unión y tiene un encuentro pendiente con el rojo) y lo jugarán varios futbolistas que recién en estos días están descubriendo lo que es la máxima categoría. Central sabe lo que es sufrir los malos resultados como producto de alguna sorpresa (le pasó varias veces en sus tres años en la B Nacional, ante equipos de poca monta), pero en su presente conviven futbolistas de una gran trayectoria, con el rodaje suficiente para impedir que el entusiasmo pueda con la experiencia.

Localía, un plus gigante

Tras la victoria en Córdoba, la condición de local para defender el liderazgo en la Superliga fue lo mejor que le pudo pasar a Central. No hubiese sido lo mismo ir a refrendar esa condición de visitante, mucho menos ante un rival de mayor peso. Nada de esto tiene que ver con el menosprecio hacia San Martín de Tucumán, pero la condición de un recién ascendido que viene a jugar al Gigante es real. Arroyito hoy vivirá un día especial, al menos en la previa. Porque si bien el marco siempre es importante a orillas del Paraná, que el equipo llegue puntero, con dos victorias seguidas y ningún gol en contra, hará que desde las tribunas seguramente se exacerben los ánimos. Esto puede ser contraproducente o formar parte de una velada ante un partido a los que se les suele llamar "traicioneros", pero en los papeles parece lo ideal.

Libreto consolidado

Sin inmiscuirse en el terreno de los gustos, Central tiene nombres que están acostumbrados y una idea clara de juego, más allá del incipiente trabajo de Edgardo Bauza. Y este trabajo, por más reciente que sea, es sobre una base ya establecida. El Patón pudo haber modificado algunos patrones de conducta, pero parecen ser más "retoques" que una nueva filosofía e identidad. San Martín de Tucumán está descubriendo recién ahora los pormenores de la primera división, algo que seguramente difiere, y mucho, de la forma en la que se juega en la Primera B Nacional. "Esperemos que el entorno no nos haga cambiar el libreto", dijo Bauza durante la semana, lo que amerita una segunda lectura sobre si el canalla debiera asumir el protagonismo de otra forma. Pero sea con el manual hasta aquí exhibido o alguna cuota mayor de osadía, Central sabe mejor que el santo tucumano de qué se trata la cosa. El juego que falta es suplido por un estilo ya consolidado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario