Ovación

Central encontró el empate en el final y se trajo un punto que le permite respirar

Final del partido. El equipo de Russo no jugó bien y dejó una pálida imagen. En un partido chato y deslucido, Carrizo -lo mejorcito del equipo auriazul- marcó la igualdad sobre el final. Dirigió Juan Pablo Pompei. 

Domingo 16 de Marzo de 2014

Central encontró un punto en Sarandí. Parecía destinado a sumar un nuevo traspié pero la cabeza de Carrizo para poner el 1 a 1 a 5' del final trajo alivio y algo de oxígeno al complicado panorama canalla, que exhibe un bajo vuelo futbolístico. 

En medio de las vacilaciones y la falta de creatividad, Arsenal sacó una cabeza de ventaja en el primer tiempo, sobre todo en los 10' finales, cuando se fue con todo de la mano de Sperduti. Central tuvo atisbos de mejorías, pero se fue diluyendo en una intrascendencia llamativa.

 A los 5' el local avisó con un cabezazo de Pérez que se fue cerca del palo derecho de Caranta y a los 8' Encina desperdició un mano a mano ante Campestrini de esos de no creer.

 Central mostraba mucha movilidad con encina por derecha y más con Carrizo por derecha, pero faltaba conexión con los puntas y todo quedaba en aproximaciones sin profundiad ni peligro.

 Arsenal trataba de ser explosivo con Sperduti por derecha y la movilidad de Zelaya más tirado hacia el medio y del goleador Julio Furch, quien aparecería sobre el final. Fue precisamente el ex Newell's, a los 18' que obligó a la intervención de Caranta, cuando el arquero mandó al córner un derechazo del atacante.

 No había un claro dominador, Central trataba de llegar tocando vía un descolorido Méndez o Carizo o el mismísimo Encina, e intebntando buscar el hueco justo. Arsenal le imprimía más velocidad a su juego y la figura de Sperduti crecía minuto a minuto.

 En los últimos 10' se vino la noche para el canalla. Y las dudas defensivas se hicieron más visibles. Porque el gol llegó de una manera impensada. Campestrini, a los 40', sacó un pelotazo largo, Furch -parado como un centrodelantero- ubicó de cabeza a Sperduti entrando por derecha; el Gordo sacó un violento remate que Caranta hizo rebotar hacia el medio y el propio Furch -a quien la defensa de Central le rindió honores- definió muy bien hacia el 1 a 0.

 Y casi llega el segundo dos minutos má tarde, cuando Caranta le volvió a tapar un remate a Sperduti. A esa altura, Central era puro desorden y desesperanza.  

No cambió demasiado el panorama en el complemento. El 1 a 0 abajo obró como factor depresor del sistema futbolistico canalla en lugar de significar una motivación para salir a buscar, al menos, la igualdad.

Apenas algunos arrestos individuales de Carrizo o del Loncho Ferrari o un Sapito Encina intermitente. Después más nada que poco. No había juego en Luna y Acuña -quizás la decisión de Russo de reemplazarlos por Abreu y Niell-, Méndez estaba deaparecido en acción y no había sorpresa.

Arsenal parecía estar dispuesto a cerrar rápidamente el resultado y en contadas ocasiones preocupó a Caranta. Se dedicó a esperar y a meter tibias contras.

A los 35' llegó ese bombazo de otro partido de Rafael Delgado, quien hizo una patriada por el medio y obligó al rechazo de Campestrini.

Todo parecía cerrado. Pero en el último acto, el más efectivo, Central resurgió de las cenizas. A los 40', Ferrari se proyectó, cedió atrás para Méndez y el mendocino metió un centro por atrás de la defensa de Arsenal, que dio un paso al frente. Pero la sorpresa la dio Carrizo, lo mejorcito del auriazul, para sorprender y meter la cabeza para el empate.

El gol llegó en un momento bastante aciago para el canalla, pero significó la cuota de oxígeno necesaria para no complicar el clima por Arroyito. De todos modos, el empate es un parche, más allá de quienes sostengan que no se perdió. Es cierto, pero el canalla tampoco gana. Y, lo que más preocupa, es que exhibe una desdibujada línea futbolística que no logra recomponer.

 

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario