Central

Central empató con Banfield en un partido que le sirvió para que jueguen los juveniles

Tras la decepción de no haber clasificado a la zona campeonato, el equipo del Kily igualó 1 a 1 en un encuentro en el que muchos jóvenes mostraron condiciones

Viernes 04 de Diciembre de 2020

Cuando un partido es para cumplir con el fixture debido a que no se logró el objetivo de pasar a una fase superior, el resultado sólo remite a una anécdota. El empate final de 1 a 1 no modifica la ecuación. Es por esto que el Kily González utilizó el compromiso para evaluar individualidades. En especial la de varios juveniles. Y en ese aspecto hubo un saldo positivo. Porque el arquero Juan Pablo Romero rindió, Rafael Sangiovani también, Lautaro Blanco ratificó credenciales y Luca Martínez Dupuy no desentonó pese a la soledad en la que lo dejó Bonansea, un refuerzo que aún no es tal y que fue reemplazado por Ignacio Russo.

Central jugó con otros nombres a los habituales pero con idéntico esquema. El Kily les dio rodaje a juveniles en un partido para analizar si con ellos el funcionamiento pretendido se acercaba más a la idea. Y lo trascendente es que los pibes sumaron experiencia. Que no es poco.

El arranque no difirió demasiado a los encuentros anteriores. Los canallas exhibieron determinación ofensiva e intensidad. Pero también reiteraron falencias en el retroceso. Porque cuando debe pasar de posición ofensiva a defensiva, allí los espacios no se cubren debidamente. Desacoples en los relevos y otra vez un arquero que queda a merced de los delanteros rivales.

Un ataque canalla encuentra la réplica en un Payero que le gana trabando la pelota a Laso y un pase profundo para Juan Pablo Alvarez, quien tuvo a su antojo la definición ante un arquero Romero que nada pudo hacer con ese remate cruzado, más allá de su ubicación inadecuada.

.

Embed

Otra vez la disposición de tantos defensores no garantiza ninguna seguridad, menos aún cuando los laterales, ambos con muchas condiciones, deben volver sin que nadie le cubra las espaldas.

Pero Central ratificó otra de las virtudes de su juego. La capitalización de las jugadas con pelota parada. Córner, cabezazo de Novaretti, y Laso es derribado por Arboleda.

Las circunstancias le permitieron a los dirigidos por el Kily que pudieran acceder a la igualdad enseguida. Y eso siempre es bueno.

Embed

Emiliano Vecchio tomó el balón con total tranquilidad y con un remate ejemplar canjeó el penal por gol.

Embed

De ahí en más el partido no redujo la intensidad, pero las combinaciones no lograron culminar en otro gol durante el primer tiempo por la falta de precisión.

El complemento mantuvo el vértigo pero no se tradujo en ideas. Por eso la paridad comenzó a acomodarse a un trámite en el que Central comenzó a darle mayor circulación a la pelota mientras Banfield no resignaba su verticalidad.

El Taladro fue más incisivo porque sus transiciones las desarrollaba de manera aceitada, y por ello las situaciones que generaba llevaron riesgo al arco de Romero, quien mostró solidez y temperamento.

Pero el Kily mantuvo la convicción con la que pensó el partido. Dar recorrido a los jóvenes. Por eso entró Francesco Lo Celso e Ignacio Russo, quien estuvo cerca de marcar con una media vuelta que contuvo Arboleda.

Banfield se quedó con diez por expulsión de Bravo, que con una violenta infracción lesionó a Sangiovani, quien debió dejar la cancha.

El partido encontró el final con una igualdad inexorable, pero que a Central como nutrientes le dejó el rodaje de varios juveniles, quienes iniciaron un camino que más temprano que tarde comenzarán a darle alternativas a un equipo que realmente las necesita.

Embed

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS