Ovación

Central: El equipo de Arroyito ya se encuentra de cara al objetivo primordial

A 10 fechas para el final del torneo Final , al conjunto orientado por Miguel Angel Russo lo separarían tres triunfos para cumplir la meta planteada de mantener la categoría.

Viernes 28 de Marzo de 2014

La pelea por alcanzar los objetivos planteados forma parte de la vida misma. En cualquier orden. En el fútbol, cada equipo posa la mirada en un punto determinado antes de cada inicio de competencia. La situación de Rosario Central es más que clara. Después de tres años en la B Nacional, la apuesta es una sola e imposible de contrarrestar, y tiene que ver con la permanencia en la categoría, para después sí poder comenzar a elevar la vara en lo que tiene que ver con objetivos superadores (hoy igual tiene la chance de meterse en la Sudamericana). Y los números, que muchas veces suelen ser traicioneros, generalmente son los que definen muchas cuestiones. Hasta aquí el Canalla sumó 38 unidades y, en principio, 9 más le alcanzarían para lograr su cometido de mínima. Claro, está la performance de los demás equipos, pero todo debe ser enmarcado en el contexto que envuelve no sólo al conjunto de Russo.

La última victoria ante All Boys fue una bocanada de oxígeno para el Canalla, que de estar en las puertas de una complicación relativamente cierta, pasó a respirar con un mayor grado de alivio. No sólo eso. También quedó posicionado de mejor manera de cara a las 10 fechas que restan para que el torneo Final baje el telón.

¿Con cuánto podría alcanzarle para ratificar su estadía en la máxima categoría? En principio, 3 victorias, atendiendo a la variabilidad que pueden entregar el resto de los equipos. Pero nada mejor que traducir todo a números. Un ejemplo: Si Central gana 3 de los 10 partidos que restan (y pierde los otros 7), Gimnasia debería sumar la misma cantidad (9 puntos), Olimpo y Tigre 10, Colón 11, All Boys 12, Godoy Cruz 15, Quilmes 16 y Argentinos 20. Todos para alcanzarlo, no para superarlo. Pero claro, cada punto más que sume Central elevará las exigencias al resto (ver infografía).

Por supuesto, cuanto antes logre los puntos necesarios para afirmarse en primera será mejor para el técnico y los jugadores, pero por el hecho de depender de sí mismo, tiene tiempo hasta el final del torneo para lograr el objetivo.

La efectividad de Central hasta aquí en el torneo Final es del 44,4 por ciento. Vale decir que con mucho menos (algo así como el 33 por ciento) los números le estarían dando la derecha.

Después hay ingredientes que van más allá de los números propiamente dichos y que tienen que ver con cuestiones emocionales y, porqué no, con demostraciones de compromiso. ¿Qué se puede refrendar en este sentido? Que el equipo había comenzado a transitar una racha negativa, sin poder sumar de a tres, lo que originó la aparición de algunas pintadas amenazantes a las que muy pocos le dieron la trascendencia que de otras latitudes del país le otorgaron al tema, pero que, objetivamente, estuvieron. En ese lapso fue cuando el equipo comenzó a dejar atrás las derrotas que se venían dando en cadena para legar a este presente con tres partidos sin traspiés (dos empates y una victoria).

En el medio aparecieron declaraciones con un tono comprometido pero sobre todo adulto de varios protagonistas, entre ellos Sebastián Abreu, cuando intentó bajar los decibeles en cancha de Arsenal y, sobre todo, en la previa de All Boys.

Lejos de parecer palabras de ocasión, fueron parte de un discurso que baja y se expande a lo largo y lo ancho del grupo. Porque nadie intenta poner la mirada un poco más allá de lo que es la ratificación de la permanencia. Ni siquiera atendiendo, al menos de la boca hacia afuera, que el equipo cuenta con chances concretas de lograr el ingreso a la Copa Sudamericana.

El hecho de que Central a esta altura tiene cuatro puntos más que en el torneo Inicial puede resultar una lectura chiquita, demasiado conformista y hasta con rasgos de cierta ingenuidad, pero igualmente no deja de ser un emergente positivo.

La lucha hoy es la misma. Y el esfuerzo, lejos de mantenerse, debe potenciarse. Es que por delante habrá 10 finales. Con superar satisfactoriamente sólo la tercera parte le estaría alcanzando. Pero sólo el convencimiento y la sed de crecimiento harán que el camino se allane en el menor tiempo posible.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario