Kily

Central: del Loncho Ferrari al Kily González

En poco más de un año la dirigencia de Arroyito nombró dos técnicos formados en el club. Diferencias y similitudes entre aquella apuesta y esta

Viernes 10 de Julio de 2020

Con la salida de Diego Cocca y el arribo de Cristian González, Rosario Central da inicio a una nueva etapa futbolística de su historia, seguramente con una carga extra desde lo emocional por el técnico en cuestión, pero donde las presiones serán las de siempre, y donde los resultados irán dictando sentencia, como suele suceder. Lo que está claro es que en poco más de un año el club de Arroyito insiste con un plan estratégico que tiene que ver con un entrenador de la casa, formado en Arroyito. El proceso del Kily González se emparenta sin lugar a dudas a aquello que fue el nombramiento de Paulo Ferrari (principios de 2019), cuando desde la dirigencia consideraron que el ciclo de Edgardo Bauza se había agotado. Aquella vez la experiencia no fue buena porque la estadía del Loncho duró lo que un suspiro (6 partidos en solo 22 días). Igual eso no es indicativo de nada. Porque ahora el Kily tendrá sus propias herramientas y claramente en un contexto distinto, con las presiones lógicas pero con más tiempo para trabajar y, además, con ciertas “libertades” que otorgará este nuevo fútbol argentino, al menos por los próximos dos años. No obstante, hay similitudes y diferencias entre lo que fue aquella apuesta por Ferrari y esta por el Kily.

Diferencias

Por el ídolo, por un foráneo

Las llegadas de Paulo Ferrari y Cristian González a Central obviamente fueron para reemplazar a técnicos salientes, pero una primera y gran diferencia entre ambos casos es que el Loncho tomó la posta de Edgardo Bauza, un entrenador identificado ciento por ciento con los colores de Central, mientras que el Kily ahora lo hace con Diego Cocca, uno de los tantos foráneos que se sentaron en el banco de Arroyito. Sin dudas el tomar el primer equipo canalla no impone la necesidad de considerar a quién se reemplaza, pero lo ocurrido con Ferrari generó algo más de revuelo, por ponerle alguna consideración extra. La figura de Bauza siempre fue afín a la historia canalla y su partida generó un cimbronazo, sobre todo porque venía de ser campeón. Lo de Cocca muchos lo valoran, pero está claro que el ya ex DT de Central fue un nombre más, sin identificación.

Bauza.jpg

Malos resultados, fin del contrato

Es lo más normal en el mundo del fútbol que cuando se produce un cambio de entrenador se deba a malos resultados, esto fue lo que sucedió cuando fue llamado Paulo Ferrari, no ahora con la convocatoria del Kily González. El Loncho tuvo que ponerle el pecho a una situación en la que el equipo estaba en caída libre de la mano de Bauza. Es cierto, el Patón había sido el técnico campeón un par de meses antes, pero la dirigencia decidió que no había que tirar más de la cuerda y cortó por lo sano. Ahora el Kily aterrizó en el primer equipo canalla porque esa misma dirigencia optó por no renovarle el contrato a Diego Cocca. Desde los resultados había cierto conformismo, pero se optó por otro tipo de proyecto. El Kily González no llega para apagar ningún incendio, como sí lo hizo Paulo Ferrari.

Cocca2.jpg
A Cocca se le terminó el contrato y no le renovaron. Lo reemplazó el Kily.

A Cocca se le terminó el contrato y no le renovaron. Lo reemplazó el Kily.

Desafíos de distintos calibres

Hacerse cargo de la primera de Central siempre genera obligaciones, cualquiera sea el momento deportivo que se atraviese. El Kily González tendrá por delante un panorama de cierta calma. Sin tener en claro cuándo volverá el fútbol, lo que se viene son un par de campeonatos sin descensos, pese a que los promedios se seguirán computando. No obstante, sin esa presión puede resultar un alivio o cuanto menos más liviano el trabajo. Es probable que el año próximo tenga Copa Sudamericana. A principios de 2019 Ferrari tomó el equipo comprometido con el promedio, con el debut de Copa Argentina encima y además tuvo que afrontar rápidamente Copa Libertadores, con todo lo que ello implica. A todas luces un panorama más complejo.

Similitudes

Ambos técnicos, producto de la casa

Tanto Ferrari como el Kily son producción genuina de Central. Criados desde chicos en las divisiones inferiores, el Loncho como el actual DT se formaron desde chicos en el club. El Loncho se fue de Central a River y después volvió a Arroyito, donde finalmente se retiró, mientras que el andar del Kily fue mucho más exitoso. Su paso por Boca fue el trampolín hacia Europa, donde estuvo instalado una pila de años. De allí nuevamente a Rosario, después a San Lorenzo y nuevamente al club de sus amores. Las carreras realizadas como futbolistas no vienen al caso porque no parece ser un dato relevante, sí el punto en común es que son personas formadas futbolística y humanamente en Central, donde durante años portaron la cinta de capitán.

Loncho.jpg
Ferrari fue presentado por Di Pollina y el por entonces mánager Mauro Cetto.

Ferrari fue presentado por Di Pollina y el por entonces mánager Mauro Cetto.

Nombrados como técnicos oficiales

Pasó infinidad de veces que técnicos que se encontraban trabajando en las divisiones inferiores o la reserva tuvieron su chance en primera, pero sólo para cumplir con un interinato, hasta hallar un nuevo entrenador. Pero en estos casos la historia fue distinta. Ferrari y el Kily González tuvieron el aval de la comisión directiva (la misma en ambas ocasiones) y fueron nombrados oficialmente técnicos del primer equipo. El Loncho se había incorporado a la estructura de inferiores hacía poco y se desempeñaba como coordinador de trabajo de campo. De allí fue desde donde dio el salto, incluso por encima del Kily, que por ese entonces era el DT de la reserva, cargo que desempeñó justamente hasta ser elegido para tomar las riendas de la primera tras la no renovación de Cocca.

Kily.jpg
El Kily en su presentación junto a la plana mayor de la dirigencia de Central.

El Kily en su presentación junto a la plana mayor de la dirigencia de Central.

Los dos, ante el desafío del debut en primera

Dependiendo del momento futbolístico del equipo y de las presiones con las que se convivan, la búsqueda suele orientarse hacia un determinado lugar. Hace un año y ahora suena a experimento. Aquel momento del Loncho y este del Kily se conectan. Ferrari jamás había dirigido primera. El Kily tampoco. Nada de experiencia en el fútbol grande para ninguno. Lo dicho, el ex marcador de punta contaba en su palmarés con la colaboración con las divisiones inferiores y tomar la primera canalla fue su primer y gran desafío en su carrera como técnico. El Kily goza de mayor experiencia en lo que hace a manejo de grupo, pero se sabe que la reserva no es lo mismo que la primera. El actual entrenador también se verá enmarañado en esa primera experiencia en el círculo de elite.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario