Ovación

Central debe una cuota... de fútbol

Los flacos resultados del año fueron por un rendimiento colectivo que aún está por debajo de lo esperado. La búsqueda de la mejora se da justo en la previa del clásico.

Lunes 04 de Febrero de 2019

Si no fuera porque el próximo fin de semana debe jugar el clásico, los interrogantes en Central no serían tan pronunciados respecto a las cosas que deben mejorarse para que el equipo eleve su rendimiento. Pero lo dicho, el contexto obliga a hurgar en las causas para encontrar soluciones los más rápido posible. Sólo de esa forma se dará un paso clave de cara a un partido en el que los tres puntos irán de la mano con los afectos, sin que ello entregue, claro, algún grado de certeza sobre un posible resultado. De lo que no hay dudas es que jugando de la forma en la que lo está haciendo la cuesta será un poco más empinada.

Es poco el rodaje en lo que va del año, pero se trata de los únicos y verdaderos antecedentes que hoy sirven para establecer dónde está parado futbolísticamente el equipo del Patón. Muchas veces se puede disociar funcionamiento de resultado, pero en este caso existe una estrecha relación entre ambos, lo que, en definitiva, expone con algo más de crudeza el tema en cuestión. Porque Central no sólo hizo flacos partidos ante Huracán y Aldosivi, sino que la cosecha de puntos estuvo en sintonía: apenas 1 de 6.

Lo de Huracán cuenta porque se trata de uno de los dos partidos previos a lo que será el clásico, pero el verdadero termómetro futbolístico para el canalla es lo sucedido el sábado por la noche en el Gigante contra Aldosivi. Allí también el equipo quedó en deuda. No sólo porque no pudo sumar de a tres, sino porque colectivamente nunca pudo asumir un dominio total del partido. Y todo ello fue producto de la escasa generación de juego que mostró.

Podía esperarse que le costara acentuar la tenencia del balón (algo a lo que el propio Bauza hizo referencia en la previa) por la baja de Néstor Ortigoza, amén de que con el Gordo (tampoco podrá estar en el clásico porque recibió dos fechas de suspensión) en cancha ese problema siempre estuvo latente. Con Leonardo Gil en cancha las mejoras lejos estuvieron de acentuarse. El Colo ni siquiera le aportó desde la pelota parada. No obstante, reducir los problemas futbolísticos de Central a las actuaciones de Ortigoza o Gil sería un pensamiento netamente reduccionista. A los costados y por delante de ellos (a quien le toque) hay otros intérpretes que deben colaborar y a los que también les está costando.

El sábado retornó a la titularidad Washington Camacho, a esta altura un viejo conocedor de la idea del Patón Bauza, pero su aporte no fue demasiado, mientras que la aparición de Agustín Allione (ingresó a los pocos minutos por la lesión de Jonás Aguirre) entregó algunos signos positivos. El ex Vélez se movió generalmente por izquierda y mostró criterio con el balón al igual que a la hora de moverse sin él. Sobre el final del partido decayó un poco su rendimiento, pero pareció más por el desgaste físico que por otra cosa.

Bauza tiene algunos nombres más como alternativa a los cuales echar mano en busca de un mejor juego, pero difícilmente se atreva a realizar demasiadas modificaciones. No es su estilo. Si ello no sucede, el desafío podrá ser mayor aún. Con dos partidos jugados y sin triunfos, Central iniciará hoy una semana de trabajo que desembocará nada menos que en el clásico, un encuentro en el que muy pocos dudan que sea jugado con mucho corazón, pero al que además será conveniente agregarlo una buena cuota de fútbol.


Estudios para Jonás Aguirre


A Jonás Aguirre será sometido le realizarán hoy estudios por imágenes para determinar el grado de la lesión que sufrió en el posterior izquierdo a los pocos minutos de iniciado el partido ante Aldosivi (en su lugar ingresó Agustín Allione). De igual forma es prácticamente un hecho que el Patón Bauza no podrá contar con él para el clásico del domingo. En el rubro lesiones el canalla viene mal pisado, ya que en el primer encuentro del año, frente a Huracán, fue Diego Becker quien sufrió un desgarro.


El joven que se cayó sigue en terapia

Daniel Lencina, el joven que se cayó de la platea, sigue internado, en terapia intensiva, en el hospital Eva Perón de Granadero Baigorria. Está estable, pero con respirador, producto de las contusiones pulmonares que sufrió, además de un traumatismo de cráneo grave. Su pronóstico es reservado. También es reservado el estado del menor que sufrió una caída en la popular y se encuentra internado en el Hospital de Niños.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});