Ovación

Central debe tomar el triunfo del domingo como un gran espaldarazo futbolístico

Suele pasar que después de un partido tan importante, como fue ganarle a Newell's, las revoluciones bajan a su ritmo habitual. Y la sensación es placentera si el resultado obtenido es favorable.

Miércoles 29 de Julio de 2015

Suele pasar que después de un partido tan importante, como fue ganarle a Newell's, las revoluciones bajan a su ritmo habitual. Y la sensación es placentera si el resultado obtenido es favorable, como le tocó al equipo canalla el pasado domingo. El momento hace que el clásico no haya sido uno más. Por eso este momento tampoco debe tomarse como si nada sucediera. A partir del triunfo ante Newell's es cuando el equipo de Coudet debe empezar a apoyarse para calcular más finamente lo que queda por delante. Por supuesto sin dejar de atender que tanto para el entrenador como para sus jugadores siempre lo más importante será el próximo partido, en este caso Sarmiento de Junín. Es la metodología de trabajo y discursiva a la que se aferraron desde el inicio de la competencia.

Coudet dijo una frase clave en el vestuario del Coloso del Parque. "Estos triunfos te marcan", tiró. Claro, lo hizo en relación al impacto que había tenido la victoria en las sensaciones de su rol como técnico canalla. Pero esa frase tranquilamente podría hacerse extensiva en lo que tiene que ver con el comportamiento del equipo y lo que se espera del mismo de aquí en más.

No hay un panorama más propicio para Central. Haber tenido que salir a jugar el sábado contra Sarmiento después de una derrota en el clásico hubiera tenido sus dificultades. El partido mismo las tendrá, pero desde el semblante, Central tiene mucho a lo que aferrarse. Aquello que ocurrió el fin de semana en el Parque pudo haber sido un mojón, importante por cierto, de esos que marcan a fuego ciertos postulados emocionales.

¿Es posible proyectar más allá de Sarmiento? ¿Ver "todo" lo que queda? ¿Traspolar las especulaciones en vías de alimentar una ilusión? Es posible. Pero no lo más aconsejable. El recorrido de aquí hasta el final del torneo es demasiado largo y los principales protagonistas de la historia cuentan con un peso importante. Sí hay algo que no puede dejar de hacerse y que tiene que ver más con lo emocional que con lo meramente futbolístico, aunque una cosa colabore para potenciar la otra.

Desde lo anímico no debe haber por estos días un equipo mejor parado que Central. Porque está ese espaldarazo emocional, pero también hay otro sostén. A Newell's le ganó siendo ampliamente superior desde lo futbolístico y ese aditamento Coudet debe incluirlo en el análisis global. Porque el hecho de haber respondido desde el juego en un partido tan caliente, en el que los músculos suelen contraerse más rápido de lo normal, no es cosa de todos los días. Si se logró nada menos que en medio de un clásico, las posibilidades de hacerlo extensivo en el tiempo siempre serán una variable al alcance de la mano.

Hoy en Arroyo Seco lo que se piensa es en Sarmiento y no más allá. No hay miradas que pasen los límites de la noche del sábado. Sí puede haber una sensación de que el triunfo del domingo ante la Lepra puede tomarse como un punto de inflexión. Porque hay cuestiones futbolísticas que sirvieron como fenómeno de retroalimentación, pero como secuelas están las emocionales. Y a partir de ellas Central puede (y debe) intentar potenciar su espíritu combativo.

Es cierto que desde algunas pocas fechas habrá otro nuevo clásico (en el Gigante, por la 24ª fecha), al que también habrá que sacarle provecho. Por lo pronto, lo del domingo funcionó y tal vez sirva como un mojón importante.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario