Ovación

Central: Danelón y Zelaya buscan un lugar en la primera

No son las caras más conocidas del plantel de Central en Mar del Plata. Hasta los huéspedes del hotel Brunetti siguen sus movimientos con curiosidad. Los reconocen que son jugadores por la vestimenta. Si no fuera por ese detalle pasarían desapercibidos. Es que Alexis Danelón y Emilio Zelaya todavía no tienen rasgos y el porte de futbolistas profesionales...

Jueves 24 de Enero de 2008

No son las caras más conocidas del plantel de Central en Mar del Plata. Hasta los huéspedes del hotel Brunetti siguen sus movimientos con curiosidad. Los reconocen que son jugadores por la vestimenta. Si no fuera por ese detalle pasarían desapercibidos. Es que Alexis Danelón y Emilio Zelaya todavía no tienen rasgos y el porte de futbolistas profesionales. Parecen estudiantes recién salidos del colegio secundario. Aunque los dos conocen de cerca la tranquilidad y la sencillez. Nacieron con ellas y no la quieren perder por nada del mundo. Menos ahora que Leonardo Madelón les tendió un puente a sus sueños. Los ubicó como titulares en los amistosos ante Banfield y Tigre, y los dos asumieron la ansiada oportunidad como el gran desafío de sus vidas deportivas. Por eso la enfrentaron con la convicción de los que saben que el tren no siempre pasa varias veces. Sobre todo el Cachi puede dar fe de esto.
  La película de Zelaya y Danelón conoce de empeño, ilusiones y reveses. Se formaron en el vivero de las divisiones inferiores de Central pero el recorrido no les resultó por una alfombra roja. Hubo días en los que la almohada confesaba y dejaba que las dudas se metieran en la cama. Pero siempre triunfaron la fuerza de voluntad y la paciencia porque confiaban en que el momento iba a llegar.
  “Gracias a Dios ese momento me llegó cuando menos lo pensaba. Nunca me imaginé que Madelón podía tenerme en cuenta para estos amistosos en Mar del Plata. Sabía que Abel (Espinoza) no iba a jugar porque está lesionado, pero también había otros jugadores para probar en la posición de lateral por la derecha. Estoy aprovechando la oportunidad que me dio el entrenador. Me sentí muy cómodo y con mucha confianza en los partidos. No sé si este es el momento ideal para dar el salto a la primera. Tampoco me lo planteo. Llegó y tengo que aprovecharlo porque sé que no siempre aparecen las posibilidades en la primera”, abrió el diálogo Danelón, quien está realizando la tercera pretemporada en su corta carrera. La primera fue en la era de Ariel Cuffaro Russo y la segunda en el ciclo de Carlos Ischia.
  Zelaya le tiene que prender una vela a esta pretemporada en Mar del Plata. Nadie le regaló nada, pero si aprovechó las chances en los ensayos fue porque con Banfield no pudo jugar Vizcarra por una molestia y contra Tigre reemplazó al lesionado Arzuaga.
  “Sé que en el esquema inicial del técnico yo no era el titular que el tenía en mente. Ante Banfield jugué porque José (Vizcarra) sintió una molestia y contra Tigre porque Martín (Arzuaga) sufrió el problemita en el muslo. Igual, tampoco hay muchas oportunidades para mostrarse en primera. Por eso fue importante haber convertido ante Banfield y sumar minutos de juego. Es lo que necesito para convencer al técnico de que puede confiar en mí. Llegó el momento de dejar de ser el juvenil para convertirme en un verdadero jugador de la primera de Central. Cuando estaba Ischia no lo pude conseguir porque entraba en un par de partidos y después quedaba afuera en seis. Estaba sin confianza y con pocas ganas. Con Madelón siempre sentí que me tenía en cuenta. Por eso me puso en los últimos dos partidos del Apertura pasado en el Gigante”, se animó a romper el molde de la cautela Zelaya, quien anotó un golazo en el triunfo del sábado ante Banfield, en el resultado más importante que obtuvo el equipo de Madelón en este periplo de pretemporada marplatense que mañana tendrá su último día en La Feliz. 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario