Ovación

Central cosechó un buen punto contra Argentinos en La Paternal

Con una soberbia actuación de Broun, el canalla igualó 1 a 1 con Argentinos y cortó una seguidilla de tres partidos sin puntos como visitante. Central hizo un buen negocio en su visita a La Paternal. Zelaya abrió la cuenta a los 16' del primer tiempo, pero a los 42 minutos de esa etapa empató Pavlovich. A los 27 minutos fue expulsado Valentini por doble amonestación.  

Viernes 06 de Noviembre de 2009

Con una soberbia actuación de Broun, el canalla igualó 1 a 1 con Argentinos y cortó una seguidilla de tres partidos sin puntos como visitante. Zelaya abrió la cuenta a los 16' del primer tiempo, pero a los 42 minutos de esa etapa empató Pavlovich. A los 27 minutos fue expulsado Valentini por doble amonestación.

Central hizo un buen negocio en su visita a La Paternal. Con un hombre menos durante más de una hora y otra tarea descollante de su arquero Jorge Broun, se quedó con un importante punto (igualó 1 a 1) que le permitió cortar una seguidilla de tres derrotas en forma consecutiva fuera de casa y engrosar el promedio. Ya hizo su parte y ahora deberá esperar a ver qué sucede con sus rivales directos en la lucha por escapar de la promoción.

"Lo que cuesta vale", dijo un plateísta que se llegó hasta el estadio Diego Armando Maradona. Y tiene razón, porque el canalla tuvo la virtud de sobreponerse a las contingencias y al mayor volumen de juego del Bicho, que casi siempre tuvo más ambición y decisión que Central. Fue así a lo largo de los 90 minutos, tanto cuando el canalla tenía once como cuando estaba con diez. Es decir, antes y después de la expulsión de Nahuel Valentini.

El equipo dirigido por Cuffaro Russo se trajo un valioso punto para Rosario, de esos que gratifican y tonifican el espíritu, porque aguantó más de una hora con un hombre de menos y porque tuvo a un Broun gigante en el arco, que le puso freno a las ambiciones de Argentinos cada vez que el Bicho pisó el área canalla. Porque si bien en el complemento, el canalla logró nivelar las acciones y neutralizar en buena parte de ese tiempo el juego de su rival, en el último cuarto de hora le costó hacer pie y parar la mayor ambición y decisión de su rival, que puso en varias ocasiones a sus delanteros mano a mano con el arquero canalla.

En el primer tiempo, Central hizo un culto de su eficacia, porque en la primera jugada clara que tuvo facturó. Zelaya, a los 16 minutos, coronó con un golazo una gran jugada de
Mario Paglialunga, tras una doble pared del volante con Méndez, primero, y Castillejos, después. Antes y después de eso pasó algunos sofocones en su propia área. Lo tuvo Hauche, cuando estaban 0-0, y después en otra del mismo delantero que le ganó la espalda al ecuatoriano Ambrosi, y el disparo se le fue apenas desviado por el segundo palo. O un bombazo de Prósperi, desde el vértice del área, que se estrelló en el ángulo del palo y el travesaño, pero la falta de contundencia del Bicho le permitió seguir mandando en el resultado.

Por la presión de los volantes y sobre todo la dinámica de los delanteros, especialmente Hauche, el Bicho tuvo el monopolio de la pelota, mientras que los canallas intentaron
sacar la contra vía Méndez, aunque pocas veces lograron su cometido. Ese dominio territorial se hizo más ostensible aún, luego de que Valentini (estaba amonestado) le fue abajo a Pavlovich y vio la roja, a los 27 minutos, lo que marcó un quiebre en el partido, porque eso acentuó el predominio de los de La Paternal y aumentó las preocupaciones auriazules. Pese a esto, el Bicho nunca tuvo la contundencia necesaria para vulnerar el arco defendido por el cada vez más seguro Broun.

Pero tanto lo buscó Argentinos que al final tuvo su premio. Fue a los 42, cuando tras un centro desde la derecha de Sosa fue conectado por Nico Pavlovich, Broun le tapó el
cabezazo, pero el rebote le quedó servido al delantero para que la empujara al gol dentro del área chica.Para el complemento, Cuffaro reacomodó piezas: mandó a la cancha a Bogino por Zelaya y a Danelón por Gervasio Núñez. De esa manera logró neutralizar, en buena medida, los ataques de Argentinos, porque se adelantó en el terreno, jugó más lejos del arco defendido por Broun y dividió el dominio del balón, que dejó de ser patrimonio exclusivo del Bicho.

Incluso hasta tuvieron algunas aproximaciones importantes hasta el área de Torrico, aunque carecieron de profundidad. Hasta que Argentinos le tiró todo el peso de su juego, comenzó a desbordarlo seguido y a exigir a Broun, que tuvo que esforzarse para sostener en pie el empate. Como en esa ráfaga de cuatro minutos, luego de la media hora del complemento, en la que se le tapó el gol primero a Coria, después a Oberman y en dos oportunidades ante Pavlovich. Y sobre el final volvió a asomar su humanidad ante Pavlovich y Hauche.

Fue sufrido, con el cuchillo entre los dientes. Con angustia, casi como lo marca el pasado reciente de los canallas, pero Central rescató un punto importante para engrosar
su promedio. 
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS