Ovación

Central consiguió un triunfo vital sobre Godoy Cruz para calmar la ansiedad

Fue 1 a 0 final. A los 37'. Grimi no lo vio al Sapito Encina, dejó la pierna y Pitana cobró. La habilitación había sido de Antonio Medina. El Loco Abreu se paró y la colocó suave junto al palo derecho de Carranza. El Chino Luna salió lesionado y en su lugar entró el uruguayo, clave para la victoria.

Sábado 24 de Agosto de 2013

Cuando la serenidad aparece en el momento clave, termina siendo una virtud. Y eso fue lo que tuvo Central para quedarse con su segunda victoria en el torneo, esta vez ante Godoy Cruz. Y porque lo tuvo al Loco Abreu para definir el penal que le dio los tres puntos al canalla. Experiencia, que le dicen.

Los nervios no son el mejor consejero. Y Central lo sabía. Pero fueron más fuertes en esa primera mitad que sus ganas, sus intenciones y la contención que podía significar volver a jugar ante su público.

Sin embargo, la falta de generación de fútbol y de profundidad fueron constantes en el juego canalla. Porque Encina y Lagos no encontraban la pelota o no la distribuían criteriosamente, o porque cuando les llegaba a Niell y a Luna estaban demasiado desconectados, o bien porque los volantes de marca y la defensa mendocina se manejaron con orden y criterio.

Así, el equipo de Martín Palermo ejercía presión, recuperaba y salía vía José Luis Fernández a espaldas de los volantes canallas.Ya a los 15' avisó Castillón con un zurdazo cerca del palo derecho de Caranta.

Central tuvo una aproximación con un bombazo de Carrizo que se fue cerca del travesaño a los 21', pero un minuto más tarde Caranta tuvo que tapar una media vuelta de Castro y tras el rebote al bombazo de Fernández lo mandaron al córner.

El local no hacía una lectura clara del partido y el Tomba aprovechaba con mejor pie y llegadas en bloque. Así, un remate de Castillón a los 27' y un cabezazo de Curbelo se convirtieron en otras dos nuevas aproximaciones de la visita.

Sobre los 42', la figura de Donatti se elevó en el área del Tomba para poner un cabezazo medido y violento que Carranza desvió magistralmente. Fue quizás la más clara del canalla en esa primera mitad.

Sobre el final de la etapa, Central terminó más preocupado por resolver cómo contrarrestar la presión, los avances mendocinos y el cómo no dejarse ganar en el área, que por generar volumen de juego. Una imagen repetida. 

En el complemento Central comenzó a presionar desde el vamos. Se adelantó unos metros y a los 5' ya comenzó a verse una imagen distinta, cuando tras una jugada de Niell, Encina sacó un zurdazo que se fue cerca del travesaño.

Precisamente Niell se convirtió en protagonista por unos minutos porque se mostró como receptor y distribuidor de juego. Encina y Lagos, más el aporte de Carrizo, trataban de posicionarse más adelante y así la pelota era patrimonio del local.

Así, el Tomba debió retraer sus líneas, apostaba a alguna contra aislada y ya no inquietaba tanto los dominios de Caranta.

Sobre la media hora Central aflojó el ritmo y el partido se hizo parejo. Pero a los 37' apareció el Toni Medina, que había ingresado por Niell, para poner una magnífica habilitación a Encina. Grimi dejó la pierna extendida y Pitana cobró penal sin dudar. Se paró Abreu -que había reemplazao al Chino Luna, lesionado, a los 23' de esa etapa- y, con la experiencia y calidad que lo caracterizan, la puso suave junto al palo derecho. Gol y delirio. Gol y tranquilidad.

Sobre el final se lo perdió Pol Fernández pero ya poco importaba. Aunque vendrá una semana para replantear distracciones y errores, Central sumó y eso es vital como el agua.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario