Ovación

Central: Castillejos le dedicó su primer gol al papá, fallecido hace poco

Hace muy poco sufrió la pérdida de papá Rubén y por eso, ni bien fue intuyendo que tendría al fin la gran chance de mostrarse en primera división a los 23 años, preparó el homenaje. Desde el 1-0 con Racing tenía debajo de la camiseta auriazul una remera blanca con la foto de su progenitor y una dedicatoria: "Te amo". Y no debió esperar mucho. Tuvo una chance clara ante Tigre que Islas le tapó pero el martes fue por su revancha y la tuvo, tras la gran asistencia de Jesús Méndez.

Viernes 11 de Septiembre de 2009

Hace muy poco sufrió la pérdida de papá Rubén y por eso, ni bien fue intuyendo que tendría al fin la gran chance de mostrarse en primera división a los 23 años, preparó el homenaje. Desde el 1-0 con Racing tenía debajo de la camiseta auriazul una remera blanca con la foto de su progenitor y una dedicatoria: "Te amo". Y no debió esperar mucho. Tuvo una chance clara ante Tigre que Islas le tapó pero el martes fue por su revancha y la tuvo, tras la gran asistencia de Jesús Méndez. Por eso, para Gonzalo Castillejos los días que siguieron fueron especiales, aunque sin desviarse nunca del objetivo central: el equipo por encima de todo.

"El gol fue para mi viejo. Lo perdí hace poquito y es él el que me está dando fuerzas. Ya había preparado el festejo desde la primera fecha", dijo Castillejos. "Es lindo hacer goles y más ante toda la gente. La verdad es que después del partido me costó dormir, pero más por el cansancio. Igual, hay que estar tranquilo".

—¿Cómo venías manejando el tema de no haber convertido en las dos primeras fechas?

—Estaba tranquilo. No me desesperaba porque sabía que iba a llegar, más con la confianza que me dieron el cuerpo técnico y los compañeros. Sabía que en cualquier momento convertía y ahora lo disfruto.

—Y llegó en una jugada colectiva muy buena.

—La verdad, fue un lindo gol. Fue una triangulación con Cachi (Zelaya) y Jesús (Méndez).

—¿En cuánto te sirve ya haber marcado?

—Siempre es bueno hacer goles, vivimos de eso. Pero acá estamos para sumar, para ganar y mientras lo hagamos eso es lo más importante. Que lo haga cualquiera mientras se den los resultados.

—Más allá de lo que decís, seguramente tu primer gol lo soñaste como fue: en el Gigante y ante un rival como River.

—Y sí. Cuando llegás al club soñás con un momento así, ante tu hinchada.

—¿Fue una revancha por tantas postergaciones?

—No, en absoluto. Siempre entrené para que me tengan en cuenta y no me ha tocado jugar. Le metí mucho en los entrenamientos y por suerte ahora se me dio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario