Ovación

Central cambió la actitud, dio vuelta el partido y se clasificó a las semis de la Copa Argentina

José Luis Fernández  y Marco Ruben marcaron a los 70' y 75', respectivamente, los tantos canallas, que vencieron por 2-1 a Estudiantes. Por un lugar en la final se medirá con Racing.

Miércoles 23 de Septiembre de 2015

Central volvió a ratificar que está atravesando un gran momento. Sufrió, sí. Pero sacó adelante un partido complicadísimo ante Estudiantes en el estadio Bicentenario de San Juan. Los dio vuelta en sólo cinco minutos para imponerse por un justificado por 2-1 que lo catapultó a las semifinales de la Copa Argentina, donde se las verá con Racing.

El conjunto que dirige Eduardo Coudet volvió rendir un examen riguroso que le permite seguir peleando en los dos frentes, ya que es uno de los grandes protagonistas del torneo de primera. Y quizás su punto más destacable fue la capacidad de reacción que mostró. Porque cuando lo necesitó cambió y supo ganar. Dos movimientos en el banco de los suplentes y un cambio de esquema a los 54' resultaron la llave del éxito para un equipo que hasta ese momento no lograba encontrarle la vuelta al partido.

Así el canalla sumó su segundo triunfo en la semana tras el 3-0 sobre Godoy Cruz, y se vuelve de San Juan con las valijas llenas de ilusiones de cara al choque del próximo domingo ante Gimnasia La Plata, donde buscará mantener vivas sus chances de conseguir el título.

Central tuvo el peor arranque de partido ante Estudiantes, por los cuartos de final de la Copa Argentina. Porque a los 9' el mediocampista Israel Damonte estableció el 1-0 para el elenco platense tras conectar de cabeza un córner enviado desde la izquierda.

El partido se presentó con un trámite parejo, donde ambos quisieron imponerse en el juego pero ninguno pudo conseguir profundidad. Pero con el correr de los minutos el Pincha comenzó a manejar la pelota y a llevar peligro al arco de Manuel García. Y tras avisar en un par de oportunidades, llegó a la apertura del marcador ante un conjunto canalla que parecía desconcertado.

Central sintió el golpe. Lo desestabilizó. Entonces el platense hilvanó un par de situaciones de gol más. Pero los de Coudet no se quedaron mirando lo que hacía su rival de turno. De a poco comenzaron a hacer pie en el partido y tener volumen de juego. Por eso a los 16' el mediocampista Jonás Aguirre quedó de frente al gol, tras una gran habilitación de Giovani Lo Celso, pero perdió en el mano a mano con el arquero Hilario Navarro.

A partir de ese momento el desarrollo fue otro. El auriazul tomó las riendas del partido y fue en busca de la igualdad ante un Estudiantes que se empezó a sentir cómodo con la idea de esperar y golpear de contraataque.

Pero la buena imagen que exhibió el canalla con el correr de los minutos se fue diluyendo. Principalmente porque el Pincha se la ingenió para cortar los circuitos de juego presionando sobre Nery Domínguez y Giovani Lo Celso.

Hubo que esperar hasta los 41' para que Central tuviera una nueva jugada de peligro. La misma salió del botín izquierdo de Aguirre, que sorprendió con un remate de larga distancia pero que no pudo romper con la resistencia de Navarro.

El tenor del partido se mantuvo en el complemento. El elenco de Arroyito siguió sin encontrar los caminos al arco del platense. Por eso el Chacho Coudet metió mano en el equipo en pos de conseguir más profundidad. Mandó a la cancha al delantero Marcelo  Larrondo y al mediocampista José Luis Fernández.

Las variantes significaron un punto de inflexión en el trámite. Porque Central comenzó a jugar mucho más cerca del arco rival. Instaló la acciones en la puerta del área de Navarro.

Central lo busco y lo encontró. Y en sólo cinco minutos. Porque Fernández estableció la igualdad a los 70' tras rematar con muy poco ángulo y una ayudita de Navarro, que metió la pelota en el arco en el intento de contenerlo. Y a los 75' el delantero Ruben puso el 2-1 tras conectar un centro cruzado del juvenil Giovani Lo Celso.

A partir de ese momento el partido dio un giro tan previsible como evidente. Con la ventaja en el bolsillo el equipo de Coudet apostó al orden defensivo, a bajar el ritmo del partido y a no arriesgar cuando no hiciera falta.

Y Estudiante comenzó a jugar de acuerdo a sus urgencias.  Fue para adelante, pero no complicó demasiado. Porque intentó con más ímpetu que ideas.

No pasó mucho más hasta que llegó el pitazo final, y de la mano el festejo canalla, que sigue teniendo a mano la posibilidad de conseguir un título en los dos frentes que pelea.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS