Ovación

Central atacó, pero sin desprotegerse atrás

El 4-3-3 del que se habló no fue tal y los extremos retrocedieron mucho. En el primero del Tomba, Gamba no supo resolver en el cierre.

Domingo 03 de Noviembre de 2019

La respuesta que buscó Cocca involucró no sólo una puesta en escena discursiva sino que accionar se vio condicionado también por una búsqueda futbolística que intentó plasmar y que obtuvo un aprobado por el resultado final, pero que lejos estuvo de mostrarse como ese 4-3-3 del que se habló en la previa. Central propuso un formato de partido agresivo, pero con una serie de recaudos que quedaron expuestos. Lo del canalla fue claramente un 4-1-4-1 que tuvo a Rius y Gamba más como colaboradores directos de los marcadores de punta que como extremos. Fue eso lo que hizo que el equipo nunca soltara amarras de manera definitiva y, por momentos, se expusiera al reproche de los hinchas.

   Para muestra basta un botón. En el primer gol de Godoy Cruz, Arena no encontró resistencia cuando picó al vacío porque quien estaba oficiando de lateral izquierdo era Gamba, quien no tuvo la lucidez (no es algo que sepa hacer) de dar un par de pasos para interponerse en la carrera del lateral combino.

   Ni siquiera Cocca se atrevió a romper el molde cuando Godoy Cruz se quedó con uno menos. Allí ingresó Colazo y lo hizo como interno. Gamba siguió apegado a la izquierda, apoyando a Brítez y desprendiéndose sólo cuando encontraba tiempo y espacios.

   Sólo en inicio del complemento se modificó en algo el dibujo, con Zabala más cerca de Riaño en la ofensiva, pero lo de Rius y sobre todo Gamba siempre estuvo claro. Tuvieron la libertad absoluta para buscar el desequilibrio por sus bandas, pero no fueron extremos con todas las letras. Fueron la imagen exponencial de un equipo que intentó buscar, pero que jamás quiso desprotegerse.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario