Ovación

Central apenas empató en Tucumán y va derecho a la promoción

Central y Atlético expusieron sus realidades. Mostraron lo que son. Dos mareados buscando una columna para quedarse en pie. Los canallas merodean el poste a los manotazos pero cada vez tienen menos puntería. Cada fecha que pasa se suman interrogantes y la promoción asoma como el desenlace más probable después de un Clausura tormentoso. Los tucumanos se quedaron sin fuerzas, estrellaron la ñata contra el suelo y después del 2-2 de ayer perdieron la categoría. Fueron dos ciegos jugando a hacerse daño y el empate castigó a los dos por la enorme impericia.

Lunes 26 de Abril de 2010

Central y Atlético expusieron sus realidades. Mostraron lo que son. Dos mareados buscando una columna para quedarse en pie. Los canallas merodean el poste a los manotazos pero cada vez tienen menos puntería. Cada fecha que pasa se suman interrogantes y la promoción asoma como el desenlace más probable después de un Clausura tormentoso. Los tucumanos se quedaron sin fuerzas, estrellaron la ñata contra el suelo y después del 2-2 de ayer perdieron la categoría. Fueron dos ciegos jugando a hacerse daño y el empate castigó a los dos por la enorme impericia.

  La unidad en Tucumán no fue remedio para ninguno. Al conjunto de Madelón le sirvió para arrimarse a Gimnasia en la tabla de los promedios pero Racing estiró la brecha a seis puntos cuando sólo restan nueve en disputa. La salvación total es una misión complicada teniendo en cuenta lo que ofrece Central a cada paso.

  Los increíbles contraataques que desperdiciaron los auriazules en los últimos 15 minutos fueron una pintura acabada de los males que los persiguen y los depositaron en el lote de promoción. Siempre con marcada diferencia numérica, los pibes canallas llegaban hasta el área de Ischuk y no podían anotar el tercero. Hasta tuvieron una chance sin arquero (fue a cabecear un córner) y a Rivero se lo comieron los nervios. El Yacaré Núñez pisaba la pelota y buscaba el lujo antes de definir. Gómez no acertaba un pase a cinco metros, con compañeros solos del otro lado. Nada salía bien y Madelón se agarraba la cabeza. No podía creer el despropósito. Central dejó ir otra oportunidad y le perdió el paso a Racing.

  El partido había arrancado mal para Central. A los 2’ un centro de Montiglio encontró un hueco en el área que fue bien capitalizado por la Pulga Rodríguez, que abrió la cuenta con un remate fuerte. Central tambaleó en la primera que lo apuraron y le costó recuperarse de ese golpe de vestuario.

  Obligado por las circunstancias, por su instinto y por su lucha fue a buscar el empate con pocas ideas y sólo despliegue físico. El Yacaré le ponía pimienta al carril izquierdo y Gomito trataba de soltarse. A los 21’, el diez auriazul habilitó a Caraglio, que se metió en el área pero no fue egoísta y le sirvió el tanto a Zelaya que entraba a la carrera.

  Con la balanza equilibrada, el partido entró en un cono ordinario hasta el descanso. En los primeros minutos del complemento, otra vez lo cachetearon de arranque a Central. Rodríguez se filtró y sacó un cañonazo contra el palo para anotar el segundo. Herrera fue expulsado por un pisotón a García y ahí el trámite se ajustó a las intenciones de los canallas. Entró Figueroa y en la primera que tocó, le regaló la igualdad a Caraglio con un taco. En el tramo final, con un hombre más y Atlético desarmado buscando la heroica (le servía ganar para seguir en primera), Central fue pura imprecisión, se mareó por completo y fue devorado por sus eternos problemas en la definición. l



 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS