Ovación

Casi afuera

La expulsión de Lavanini marcó un quiebre en el partido y Los Pumas cayeron sin atenuantes ante Inglaterra.

Domingo 06 de Octubre de 2019

Los Pumas prácticamente dilapidaron la última chance que tenían de seguir con vida en la Copa del Mundo sin depender de otros resultados al caer ante Inglaterra 39-10 en un partido en el que arrancó bien pero que luego de la expulsión de Tomás Lavanini a los 17 minutos todo se le hizo cuesta arriba y terminó dando una de las peores imágenes que podía dar. Está con un pie afuera del Mundial y ahora, para prolongar su estadía, Argentina debe prenderle velas a Tonga para que en la madrugada de hoy le gane a Francia y esperar que los franceses no sumen en esta primera parte de la zaga (ver aparte).

El equipo no tuvo reacción ni ideas de juego, ante un conjunto inglés práctico y solvente que, con un plan de juego clarisimo no le perdonó una y sentenció el ingoal argentino en seis oportunidades.

Los argentinos comenzaron con ímpetu y buenas intenciones. Cuando apenas iban dos minutos de juego, luego de una recuperación producto de un gran tackle del segunda línea Lavinini, Urdapilleta sacó un exquisito cross kick de la galera para que el wing Moroni la embolse, patee al fondo y, a pura presión, consiga un scrum 5 para su equipo. De ese mismo scrum, el seleccionado nacional forzó el penal y, a través del pie izquierdo del apertura, rompió el cero y consiguió los primeros tres puntos del partido. Los Pumas habían arrancado bien, pero...

La ventaja del equipo de Ledesma no iba a durar demasiado: seis minutos más tarde, Inglaterra iba a lograr imponer su juego por primera vez: primero, un firme avance mediante un compacto maul, y luego, un veloz pasamanos por el lado ciego para que el wing Jonny May apoye en la bandera.

Si bien Inglaterra había pasado al frente, había cierta paridad en las acciones donde los tackles estuvieron al orden del día.

Pero a los pocos minutos, una indisciplina marcó un antes y un después en el partido. Luego de consultar al TMO, el árbitro Nigel Owens decidió expulsar a Lavanini debido a un tackle peligroso a la altura del cuello del centro Owen Farrell. A partir de ahí empezó otro partido en el que con 14 jugadores debían afrontar los más de 60 minutos que quedaban por delante. Aprovechando los espacios del hombre de más, el equipo de la Rosa le sacó el jugo a cada una de sus fallas en defensa. Así llegaron los tries de Daly y Youngs con los que el parcial se cerró 15-3 favorable a los europeos.

La segunda etapa comenzó con un equipo inglés más cómodo, dinámico y certero. A los 5', luego de un gran avance gestado en un scrum en la mitad de la cancha, el que entró a toda velocidad bajando el centro de gravedad como un forward fue Ford, quien con esa conquista le aseguró a su equipo el punto bonus ofensivo. La conversión de la misma iba a significar el primer acierto de Farrell, quien minutos más tarde volvió a marcar de penal.

A partir de allí, el juego volvió a entrar en un bache de imprecisiones. Superados en todos los aspectos del juego, Los Pumas nunca dejaron de buscar, de intentar. Querían su try... Y a 10' del cierre del partido lo consiguieron, luego de una jugada de pizarrón ejecutada a la perfección, Carreras iba a dejar solito a Moroni para que descuente debajo de los palos. Pero apenas 180 segundos más tarde, Nowell sacó a relucir toda su potencia y velocidad, de un topetazo se sacó a un marcador de encima y conquistó la bandera. Cowan-Dickie decoró el 39-10 definitivo con el que Inglaterra se convirtió en el primer clasificado a los cuartos de final.

Sólo un milagro para seguir vivo

Con la derrota Los Pumas quedaron al borde de la eliminación del Mundial: no dependen de sí mismos para clasificarse a cuartos de final. Argentina clasifica si: 1) gana con bonus a EEUU. y Francia pierde sus dos encuentros, sumando uno o ningún bonus defensivo; 2) triunfo puma sin bonus ante EEUU. y que Francia pierda sus dos partidos sin sumar bonus.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario