Ovación

Casco no jugará ante Ñuls y es duda Borré

El lateral se perderá al menos dos partidos y al delantero lo evaluarán en los próximos días.

Jueves 28 de Noviembre de 2019

Con la tropa maltrecha físicamente y el ánimo por el piso tras la final perdida, el plantel de River intenta levantar cabeza para afrontar la Superliga en el partido que se avecina: viaje a Rosario con Newell’s en el horizonte.

El lateral Milton Casco sufrió una distensión muscular en el isquiotibial de la pierna derecha y se perdería al menos los próximos dos partidos, ante los rojinegros y San Lorenzo, aunque algunas voces hablan de que ya no jugará hasta el año que viene. Mientras que Rafael Borré, el otro jugador que tuvo que salir ante Flamengo por una contractura, se encuentra mejor y lo van a evaluar en los próximos días para determinar si puede jugar el sábado.

Casco, que fue reemplazado por Paulo Díaz en la final de la Copa Libertadores por una contractura, se realizó estudios médicos y le diagnosticaron una distensión e intentará recuperarse para la final de la Copa Argentina.

Los jugadores de River se entrenaron ayer por la mañana en el predio de Ezeiza con trabajos de fuerza en el gimnasio, tareas aeróbicas para un grupo y rutina física técnica con pelota en espacios reducidos para otros.

En cuanto a la posible alineación para el sábado, la idea de Marcelo Gallardo es disponer del mejor equipo posible y además de esperar a Borré quiere ver la recuperación anímica del resto de los titulares.

El plantel millonario seguirá entrenando hoy en el predio de Ezeiza por la tarde y mañana quedará concentrado para viajar a Rosario por la noche para disputar el partido ante la lepra.

Luego de esta fecha de Superliga, River debe jugar ante San Lorenzo el domingo 8 de diciembre en el Monumental y sólo le quedará la final de la Copa Argentina, el viernes 13 de diciembre ante Central Córdoba de Santiago.

La final de este torneo, que ya ganó en 2016 y 2017, a jugarse en Mendoza, es trascendental porque ingresa directo a la zona de grupos de la Copa Libertadores y le evita dos partidos de repechaje en febrero del año que viene.

River, que ya tiene un partido postergado ante Independiente programado para el 19 de enero, necesita de un calendario no tan apretado para poder dar pelea en la Superliga, la cuenta pendiente de Gallardo.

En otro orden de cosas, el presidente de River, Rodolfo D’Onofrio, inauguró las nuevas instalaciones de los históricos quinchos del club con una inversión de 100 millones de pesos.

El nuevo espacio de la vida social del club de Núñez, que concentra gran parte de las actividades recreativas y familiares de la institución, tiene ahora unos 2.000 metros cuadrados cubiertos con capacidad para 600 personas.

La zona de las parrillas cuentan con 20 módulos, lockers especiales, sector integrado para heladeras y anafes, más otros detalles de alta tecnología. En el acto de inauguración, D’Onofrio dijo que “es un lugar emblemático para los socios, un lugar que utilizan con sus familias y sus amigos, con sus compañeros de los deportes y de la cancha”.

“Los pibes me preguntan si jugué en algún lado”, dijo Ortega

El Burrito Ariel Ortega, uno de los máximos ídolos de River, contó anécdotas desopilantes en un programa de TV.

El ex delantero millonario se encuentra trabajando en las divisiones inferiores del club de Núñez, en el área de los más pequeños, y relató: “Vos tenés que adaptarte a los pibes hoy por hoy, es la realidad. Suena chocante si les decimos lo que hicimos antes o cosas por el estilo. Son mayoría de chicos del interior y cuando llegué, en los primeros días de entrenamientos, me preguntaban: «¿Vos jugaste en algún lado?». Yo les decía: «Sí, llegué hasta cuarta y quinta y ahí dejé»”, contó entre risas el extraordinario ex mediapunta que vistió la camiseta de Newell’s, entre tantas otras, y jugó tres mundiales con la albiceleste de la selección. “En el segundo encuentro, los pibes me gritaron «mentira»”, abundó el jujeño.

El Burrito también recordó sus inicios como profesional: “En la época que te probabas antes, te marcaban el Loco Enrique, el Pipa Higuaín, Juan Amador Sánchez... y te cagaban a patadas. Era el filtro”, dijo entre carcajadas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario