Ovación

Caruso y otro capitulo de su historia de milagros

El DT dejó a San Lorenzo en Primera y sumó así una nueva estrella en su histotrial de "salvador" de equipos comprometidos. Ya lo había hecho con Newell's, Racing, Argentinos y Tigre.

Domingo 01 de Julio de 2012

Ricardo Caruso Lombardi volvió a transformarse hoy en el gran protagonista de la permanencia de un equipo en primera división, luego de que San Lorenzo igualara con Instituto en la revancha de la Promoción y sellara su plaza en la máxima categoría.

La historia dirá que este DT parece estar más cerca de los show de las pantallas de telñevisión que del banco de suplentes, pero él, año tras año, brinda una nueva muestra de su capacidad para sacar a los equipos de situaciones comprometidas.

Y por si algo faltaba, su última prueba la dio en este San Lorenzo, que venía con el corazón en la mano, y que esta tarde terminó suspirando de alivio, tras lograr la permanencia.

Tras dejar la conducción técnica de Quilmes, con quien estaba peleando el ascenso directo a primera, Caruso Lombardi asumió en San Lorenzo en la 9ª fecha del Clausura 2012, donde dirigió 11 partidos, con 5 triunfos, seis empates y dos derrotas.
 
El exitosos paso que tuvo en el ascenso, le abrió las puertas para dirigir en primera división gracias a una recomendación de Diego Maradona a través de la cual desembarcó en Argentinos Juniors en 2007, un equipo que había jugado la Promoción seis meses antes y volvía a correr el riesgo de perder la categoría.

De su mano el Bicho de La Paternal no se bajó de los primeros diez puestos de la mitad de la tabla y dejó atrás desde ese momento y hasta la actualidad sus problemas con el promedio.

Luego, se hizo cargo de Newell's, al que tomó en descenso directo. El equipo estaba desahuciado pero protagonizó bajo su mando una campaña récord con 13 triunfos, 6 empates y 9 derrotas para quedar incluso 19 puntos por encima de la Promoción.

Luego se udó a Avellaneda, donde Racing estaba penando con el promedio: llegó con el equipo en la última posición del Clausura 2009 y a dos puntos de la Promoción luego de tres derrotas consecutivas. Terminó 5º en la tabla de ese campeonato tras 8 victorias, 6 empates y 2 caídas.

En el Clausura 2010 volvió a Tigre, el club con el que había protagonizado la mejor campaña de la historia de la B Nacional que terminó con el ascenso a Primera. Pero la máxima categoría le jugaba una mala pasada al Matador hasta que llegó el técnico, que lo salvó con 7 ganados, 3 empatados y 9 perdidos.

Quilmes, en el Clausura 2011, fue su mancha negra aunque casi logra el milagro: ganó 5, empató 5 y perdió 5. Por apenas tres puntos no pudo dejar en Primera a un equipo que estaba condenado al descenso. Allí se quedó para dirigirlo en el Nacional B en busca de volver rápidamente a Primera y, en buena parte, es responsable de eso ya que pese a irse del Cervecero para dirigir a San Lorenzo, armó un plantel al que pudo transmitirle su idea de juego con la cual logró el ascenso directo, aunque en la última parte bajo las órdenes de Omar De Felippe.

Ahora, San Lorenzo se mantuvo en primera de la mano de Caruso, que tendrá una nueva oportunidad de demostrar que lo suyo no es solamente sacar puntos y de hacer finalmente una campaña con la cual pelear un título. Hasta acá, su deuda en primera.
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario