Ovación

Carrizo levanta la bandera de la izquierda

Pese a ser diestro, Pachi rinde mucho más cuando juega con el perfil cambiado, algo que el técnico sabe y charló con el propio jugador. Ante Patronato volverá a ser titular

Miércoles 28 de Marzo de 2018

Todo va camino a que no haya cambios significativos en el equipo que el domingo visitará a Patronato. Son pocos los retoques que el técnico Leonardo Fernández tiene en mente (siempre y cuando el arquero Jeremías Ledesma se recupere, tal como se presume, página 7). Pero dentro de esos pequeños movimientos que habrá sí se puede hacer referencia al de Federico Carrizo como el más saliente. No porque el Pachi venga con un período de inactividad, que de hecho no es así, sino por la ratificación de la confianza después de un claro bajón que mostró el cordobés en los últimos encuentros.
   Todavía no está del todo claro si Carrizo actuará decididamente por el carril izquierdo o si arrancará en esa posición y después rotará con Joel López Pissano, quien en principio jugará más por la derecha pese a su condición de zurdo, lo que lo pondrá en medio de un gran desafío, siempre y cuando sea titular (ver aparte). Pero el tema del perfil o de la posición propiamente dicha es a partir del cual se puede hablar un rato largo sobre las características de Carrizo o, en el mejor de los casos, de las bondades y defectos de su juego.
   Se puede contar la historia de los últimos capítulos del canalla a partir del inicio del torneo. También plantarse un mojón desde que Leo Fernández tomó las riendas del equipo. Más allá de eso, lo sucedido en el último partido, contra Chacarita, quizá sea la mejor forma de ejemplificar lo que es para el Pachi actuar en una u otra banda. Es que dentro de esos 45 minutos en los que le tocó actuar (ingresó en el inicio del complemento por Lioi) mostró dos caras claramente diferenciadas. La orden del técnico fue que se hiciera cargo del carril derecho (Fernández fue de doble cinco y López Pissano dejó de ser enganche para transformar en volante por izquierda) y su rendimiento no pasó la línea de lo discreto, en clara sintonía con lo que el resto del equipo estaba protagonizando. Pero en un determinado momento el técnico mandó a la cancha a Camacho y la orden para Carrizo fue que cruzara toda la cancha para ir a jugar donde más cómodo se siente: por izquierda.
   Lo que vino de ahí en más tal vez no pueda tomarse como determinante, pero claramente tuvo una incidencia positiva en el juego, que desembocó en las situaciones más claras del equipo. Un par de simples ejemplos grafican lo sucedido: por esa banda izquierda Carrizo pudo enganchar, deshacerse de su marca y enviar el centro a la cabeza de Camacho, quien solo frente al arco cabeceó de manera defectuosa y la pelota dio en el palo derecho del arco funebrero. Rápidamente llegó un movimiento de similares características y producto de una nueva diagonal Carrizo quedó de frente al arco para rematar (fue lo que hizo pese a que también tuvo opción de pase para alguno de sus compañeros). Aunque claro, el recuerdo más potente de esos enganches hacia el centro que el Pachi logró realizar se evidenció con el centro preciso a la cabeza de Agustín Maziero y el gran gol del juvenil, que fue el que puso al canalla nuevamente en ventaja.
   Conclusión: pasaron un puñado de minutos desde que Leo Fernández lo corrió de una banda a la otra hasta que aparecieron tres jugadas en las que el volante pudo marcar la diferencia.
   Tampoco es que se trata de una regla matemática ni que Carrizo jugando por izquierda resulte infalible. De hecho la mayoría de los partidos los jugó en esa posición y en muchos de ellos su rendimiento estuvo por debajo de lo esperado por el entrenador. Pero es indudable que hay un perfil que le sienta mucho mejor.
   A tal punto que hubo ya más de una charla entre el técnico y el jugador sobre las pretensiones de uno y las sensaciones del otro. Allegados al cuerpo técnico le indicaron a Ovación que en una de esas conversaciones Leo Fernández admitió que lo veía mucho mejor por izquierda, pero que en determinadas situaciones se había visto obligado a hacerlo jugar por derecha. También apuntaron que Carrizo "aceptaba" jugar donde el técnico lo disponga pero que "su sensación" era que le podía aportar mucho más al equipo haciéndolo por el carril izquierdo.
   Todavía no está confirmado el equipo. Mucho menos la posición exacta en la que lo hará cada jugador. Sí parece un hecho que Carrizo recuperará la titularidad. A partir de ahí se verá si irá por derecha o por izquierda, amén de que justamente el tema del perfil no será menor.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario