Ovación

Caranta: "No hay que prometerle a la gente algo que después no le podemos dar"

Claro y exigente como pocos, el arquero de Central tiene bien decodificado cuál es su objetivo inmediato. Conoce de las limitaciones y es consciente del riesgo y desafío que significa.

Domingo 11 de Enero de 2015

El doble mensaje no es su idioma. Mauricio Caranta se viste de hierro por afuera. Y es sinceridad pura cuando hace referencia a algo que parte de sus fibras íntimas. Claro y exigente como pocos, el arquero de Central tiene bien decodificado cuál es su objetivo inmediato. Conoce de las limitaciones y es consciente del riesgo y desafío que le espera a toda la familia centralista en un breve lapso. “A mi me gustaría continuar con un objetivo claro. No prometerle a la gente algo que después no le podemos llegar a dar. Esto recién arranca. Somos el mismo plantel, con menos gente, es verdad. Seguro irán llegando más caras nuevas, aunque el deseo en lo personal es pelear cosas, ese fue mi planteo a los dirigentes. Puedo jugar el Argentino A o lo que sea, pero siempre con la sensación de pelear algo. Y no es un dato menor”, disparó el referente auriazul como dejando sentado que la realidad es siempre la única verdad.

   —¿Sentís que están dadas las condiciones para cumplir el deseo de pelear por algo importante como pretendés?

   —El deseo de hacer algo bueno siempre está. Después pasará por las capacidades de cada uno y de cómo lo enfrentás. Este es un grupo de dirigentes que recién está incursionando en esto. Siempre estuvieron en la vereda de afuera y se están encontrando con cosas nuevas. El fútbol se puede parecer a una empresa o a otras cosas, pero es totalmente diferente a todo. Creo que el día a día de ellos es un aprendizaje constante. Hay que estar preparados. Si ellos eligen enfrentar un torneo y saber que tienen jugadores de inferiores y apuestan a eso nos sentaremos todos juntos y le diremos a la gente que vamos por ese lado. Si quieren ser protagonistas y traen gente para serlo, lo podés ser o no. Pero hay que comunicarlo y prepararse para eso. Es como el plantel, hoy no sabemos qué podemos dar porque nos estamos armando. Cuando llegue el momento diremos para qué estaremos. Lo más justo es sentarse y ser sinceros entre nosotros, sería además lo más justo para la gente, el grupo y los chicos que se quedaron.

   —Coudet no lo dice, pero desde su entorno aseguran que quiere ser protagonistas. ¿Pensás que es así?

—Sí, porque fue un jugador ambicioso en su momento y sigue pensando igual. Lo mismo pasa con Guillermo (Barros Schelotto). Cuando llegó a Lanús nos dijo que venía para salir campeón. El primer torneo no lo peleó, pero sí los demás y terminó ganando la Copa Sudamericana. Claro que además se dio porque venía acompañado de otras cosas. Por ejemplo, con una estructura dirigencial gigante y ordenada. Y de un proyecto de inferiores que viene desde hace años.

¿Entonces creés o coincidís que ahora será más duro lograr el título porque son 30 equipos?

—Será un campeonato duro. Pero a la vez habrá más tiempo para preparar los partidos, pese a que no tendremos a la par la motivación de jugar otras cosas.

¿Querés decir que duele no tener ese desafío de jugar otra copa?

—No sé si puede decirse que duele. Lo que es cierto es que tuve la chance de ganar una pero no lo logré. Ahora hay que plantearse un lindo objetivo y conseguirlo.

Más allá de todo, ¿cuesta sincerarse porque no todos tienen espaldas ni medios para hacerlo?

—No pasa por eso. Es el único camino. Además, cuántos técnicos tienen espaldas y luego no tienen las respuestas que necesitan. Hay que prepararse para todo porque no es fácil.

¿Qué mensaje le dejás a la gente, que a la vez también espera un campeonato?

Que estamos trabajando mucho. Este es un equipo que se está armando y cuando es nuevo no es fácil. El éxito no llega de un día para el otro. Se necesita tiempo, ideas y conceptos. Sabemos que tendremos que hacer todo rápido y ojalá nos acompañen los resultados de los primeros partidos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS