Ovación

Buscará potenciarse

Central debe empezar a pisar fuerte de visitante. El lunes irá por el primer triunfo de Leo Fernández en Buenos Aires

Martes 06 de Febrero de 2018

A esta versión de Central no se le puede cuestionar que no aprovecha la localía. Todo lo contrario. Desde que Leo Fernández tomó la posta, el equipo abrochó tres triunfos consecutivos. Y ante qué rivales: el líder Boca, Newell's y el por entonces muy entonado Unión. Todo un mérito. El canalla acopió porotos gordos cada vez que se presentó en el Gigante con este cuerpo técnico. Más allá de eso, no todo es color de rosa. Porque plantar la bandera de la victoria con más asiduidad fuera de los límites de Arroyito es la misión a concretar ahora. El canalla hasta el momento pasó por los tres estadíos que ofrece un encuentro. Fue de mayor a menor si se quiere. Pero el próximo lunes 12 tendrá revancha. Una nueva mesa de examen. Esta vez frente a Huracán, desde las 21.15 y por la 15ª fecha de la Superliga. Y ahí sí el elenco auriazul intentará potenciarse. Buscará pisar fuerte de verdad y transitar por la ruta de la regularidad como cada vez que toma el carril de local.

Desde lo numérico es incuestionable el andar que exhibe ante su masa. Ahora, el modo en que sumó tanto sí puede dividir opiniones. Está en el gusto de cada uno ver la manera de cómo se podría gestar un triunfo o el juego en sí. Es una cuestión de estilo. También de realidad. Porque Central está obligado a reposicionarse en la Superliga. Sobre todo tras un primer semestre que arrancó tirado de los pelos. Incluso derivó en la salida de Paolo Montero.

Y ahí apareció en escena Leo Fernández. Un hombre de la casa. Hecho y derecho como el uruguayo en algunos aspectos. Pero a diferencia del ex zaguero de Juventus, esta vez los resultados aparecieron al por mayor. Porque el canalla llegó como punto a Córdoba a fin de noviembre y se volvió al pago con los bolsillos llenos de felicidad tras derrotar a Talleres por la mínima diferencia.

Luego se dio el lujo de atender en el Gigante al puntero Boca y al eterno rival: Newell's. Cerró un 2017 haciendo cartón lleno. Tres jugados, tres ganados. Eso le permitió al técnico asumir de manera oficial. Pero los resultados afuera no fueron del todo los deseados hasta la fecha. Porque empardó con Independiente en Avellaneda un partido chivo. Muy chivo. Y después puso la mejilla en La Plata contra Gimnasia. Tres resultados disímiles. De nueve unidades sumó cuatro. Pero a la vez, fue de mayor a menor porque arrancó pum para arriba en el estadio Kempes y se pegó feo en el bosque platense.

No obstante, el reciente triunfo ante Unión, que venía haciendo pata ancha, le permitirá preparar el desafío contra Huracán con otro semblante. Es cierto que recién ante el tatengue puso en cancha a uno de los dos refuerzos (Oscar Cabezas) que sumó en este austero mercado de pases, ya que el otro, es decir Néstor Ortigoza, recién hoy podría dejar sentado que se recuperó de una problema en el sóleo.

A eso hay que sumarle que ante Independiente quedó manco por las lesiones de Mauricio Martínez, Fernando Tobio y Marco Ruben. Y que Camacho había sufrido un esguince en el hombro derecho en un amistoso con Lanús. Leo Fernández no claudicó y supo compensar esas notables ausencias con lo que quedó a mano.

Emparchó al equipo y ahí está, asomando la cabeza. Respirando mejor. Mirando de reojo la clasificación a la Copa Sudamericana. Sin embargo, el entrenador tiene en claro que está en deuda en materia de visitante. El próximo lunes irá a Parque Patricios para jugar con Huracán (goleado por el Racing de Coudet). La idea es recuperar el protagonismo y dejar el estadio Tomás A. Ducó con el pecho inflado. Con una sonrisa y planificando el encuentro contra Olimpo con color esperanza.

Claro que para que suceda eso, antes deberá saber pisar fuerte en Buenos Aires. Algo que el entrenador no hizo hasta el momento porque las dos victorias que acumula fuera del Gigante las conquistó en Córdoba: ante Belgrano cuando debió suplantar al Chacho Coudet, y con Talleres, cuando justamente le tocó salir al ruedo por la renuncia de Paolo Montero.

Ahora tendrá la chance de reafirmar a este Central, que de local viene viento en popa. Pero de visitante está algo en deuda. Será entonces cuestión de saber potenciarse de una vez.

¿Será sanción?

Unión averiguó ayer en la AFA si podía hacer un pedido formal para que Oscar Cabezas sea sancionado de oficio por la lesión sobre Gamba, quien terminó con dos costillas fracturadas.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario