Ovación

Bruno Bianchi: "Estoy bien y disponible para jugar"

El defensor, cuyo préstamo concluye en junio, dialogó con Ovación y negó estar desgarrado. También dijo: "No pude ser yo", en relación a su rendimiento futbolístico

Viernes 09 de Marzo de 2018

Y al final Bruno Bianchi no está desgarrado. Ni lo estuvo. Al menos así lo dejó en claro en la charla que mantuvo con Ovación para aclarar una situación que se generó ante un parte médico oficial del club, aunque a la vez también contó las sensaciones del momento que le toca atravesar, de la ilusión que tenía al llegar al club de sus amores, de las presiones que se siente, de las críticas que "duelen" y hasta de la falta de respaldo que sintió en algún momento. El defensor, cuyo préstamo concluye a fines de junio, dejó en claro que entrenó con normalidad y está a disposición de Omar De Felippe para el partido que la Lepra sostendrá el lunes frente a San Martín.
   Bianchi atendió el llamado de este medio en un momento que transita con diferentes matices. Por un lado, lleno de felicidad porque el miércoles será papá por segunda vez, pero por el otro con cierta desazón por no haber podido sentirse pleno futbolísticamente. Ni rendir como considera que lo podría haber realizado. "No llegué a ser yo", sostuvo.
   En el inicio del diálogo el defensor habló de la lesión que al final no fue y expresó: "Lo tomo como una confusión de los médicos. Cómo puede ser que no había terminado la resonancia que ya había salido un parte médico del club. Hubo un apresuramiento, pero puede pasar y ya está".
¿Hablaste con De Felippe
para aclarar la situación
y ponerte a disposición
para el partido del lunes?
Sí, porque en el entrenamiento cuando me vio con los botines puestos me preguntó. Era algo lógico. Le dije que ni yo entendía lo que pasaba, le dije la verdad. Estoy bien, normal y no estoy desgarrado. Los médicos me avisaron lo mismo. Estoy bien y disponible para jugar, después será decisión del entrenador si lo hago o no. Esto es lo que le aclaré. Así que pude entrenar normalmente como todos mis compañeros.
¿Cómo estás transitando este andar de Newell's, con resultados positivos que no aparecen y cambio de técnico?
El primer semestre estuve bien, pero este segundo me costó mucho por las situaciones que se vivían. Me pegó todo de golpe y no llegué a ser yo. Me afectó bastante en la cancha. Ahora entiendo a los otros chicos que se fueron cuando decían que no podían pensar sólo en jugar. Es entendible porque pasan cosas en el club que a veces no se comprenden. Me queda poco de contrato, pero trataré de brindarme al máximo como siempre.
Cuando llegaste a Newell's estabas ilusionado porque lo hacías al club del cual sos hincha y todo se tornó complejo. No sólo por lo futbolístico, sino también por lo externo, la economía, lo dirigencial, cosas que seguramente deben incidir
en un futbolista.
Sí, obviamente. Uno aspira a todo eso. Si no se ven las cosas bien es difícil motivarse. Uno está representando a la institución y cuando suceden algunas situaciones inciden en el jugador. También a muchos se les termina el contrato y la cabeza no es la misma. Hay también varios juveniles con pocos partidos que tienen que afrontar situaciones que ni ellos saben cómo hacerlo. Ni siquiera nosotros lo sabemos.
Muchas veces se dice que un jugador de experiencia está preparado para afrontar todo tipo de problemas y las presiones de los hinchas, que —como es lógico— piensan en ganar. Y seguramente para un profesional, más allá de los años que tenga en el fútbol, la presión se siente igual. ¿Es así?
Sí. La presión es importante, pero mucho más la forma de pensar y de cómo afrontar las cosas. A veces el grupo se tiene que sobreponer a muchas cosas y a la hora de jugar se hace difícil. Por más experiencia que tengas te pega el doble porque tenés familia.
Todo se magnificó con
las redes sociales, porque
si jugás mal sos un fracasado
o si lo hacés bien está todo
casi perfecto.
Eso ya es normal. Quizás en Rosario se vive muy apasionadamente. A veces jugás mal un partido y sos un desastre que no servís para jugar al fútbol. A mí me ha pasado. Jugué mal dos partidos y me sucedió eso.
¿Duele?
Sí, mucho. Tampoco sentí el respaldo que necesitaba en algún momento. Y eso duele bastante. Había cosas que no entendía y eso hizo que no me pudiera recuperar. No entendí por qué por un partido salí. Pero bueno, son situaciones que pasan en este deporte. Uno vino a un lugar en el que todo el fútbol argentino sabía cómo estaba Newell's e igualmente quise hacerlo. Y por un encuentro no recibir el respaldo es difícil. Más allá de todo eso uno siempre debe trabajar para salir adelante y mejorar.
¿Sentís que no hay paciencia y sí o sí debés rendir para permanecer en el equipo?
Sí, puede ser. Pero a veces sólo pasa con un jugador y de manera innecesaria en una primera fecha. De todas formas, lo que digo es que en este deporte todo pasa por la confianza.
Decías que se te vence el contrato, ¿cómo será tu
futuro, cuál es tu idea?
Tengo contrato con Atlético Tucumán por tres años más. Habrá que ver lo que pasa. Faltan nueve partidos y hay que pensar en eso. Todo depende de lo que se vaya presentando en este tiempo que falta para el final de la Superliga.
Para el lunes entonces estás
a disposición del entrenador en su debut.
Trabajé para llegar de la mejor manera al partido, después las decisiones de los técnicos se respetan.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario