Ovación

Broun habló del polémico gol y dijo sentirse tranquilo para volver a atajar: "Fue falla mía"

"A veces te vas aplaudido y otras silbado. No creo que se haya quebrado mi relación con la gente de Central", dijo el arquero que espera seguir bajo los tres palos. El técnico Juan Antonio Pizzi dijo que "nadie tiene el puesto asegurado" y que prefiere adaptar el equipo a cada partido y no una formación que salga de memoria. Hoy parará el probable que enfrente a Boca Unidos.

Jueves 22 de Septiembre de 2011

Cada gol le duele a un arquero, ni hablar cuando es responsable por su acción. Y Jorge Broun quedó expuesto por segunda semana seguida tras su error en el despeje que ensayó en el último partido, en el que no hizo más que propiciar el segundo gol de Brown de Puerto Madryn, realmente muy distinto al que le hizo el jujeño Luna desde muy lejos hace quince días: “La verdad es que estoy dolido por lo que pasó, pero debo olvidarme lo más rápido posible para llegar bien al domingo”, dijo Fatu a la salida del entrenamiento.

“¿Qué pasó? Fue un pase atrás de Ricky (Gómez, quien se responsabilizó el martes por haber dado el pase atrás sin necesidad), la paré, quise rechazarla y le pegué mal, no hay  vuelta que darle, fue falla mía”, contó el arquero. Y ante la insistencia de cuál era la intención y de porqué le dio de zurda, señaló: “Me apretaba un jugador del otro lado y traté de sacarla con la pierna más alejada a la del rival. Igual no es la primera vez que le doy de zurda. La idea fue reventarla, pero tuve la mala fortuna que le pegué mal y le quedó a uno de ellos, que encima definió como los mejores. Y quedé muy expuesto”.

Y ahí aparecieron muchos silbidos de hinchas canallas a los que Broun calificó como “entendibles, porque fallé en un partido que en los paleles era accesible y se complicó por ese
gol. Uno lo entiende y sabe como es esto. Y mi bronca también fue inmediata, pero tengo el apoyo de mis compañeros, del cuerpo técnico y de mis seres queridos. Ya estoy bien, quedó atrás, lástima los dos puntos que perdimos”.

—¿Hablaste con Pizzi?
—No, nada. Todo sigue igual que siempre.
—¿Y si decide reemplazarte?
—Uno trata de hacer lo mejor y no se mete con la decisión del técnico.
—Entraría Manuel García.
—Y lo apoyaría al máximo. Con el Melli está todo más que bien, es un amigo.

Y tras estas contestaciones cortitas, el arquero eligió “dejar de lado estas presunciones. No hay nada decidido para el domingo y si uno se engancha en todo esto es peor. Estoy
tranquilo esperando para jugar. Y el tema de la gente es del momento. Cuando salí del vestuario mucha gente me apoyó y eso te gratifica. Viví una situación más, a veces te vas
aplaudido, otras silbado. No creo que se haya quebrado mi relación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario