Ovación

Brillaron en la arena

El rugby se lució con dos oros en la jornada en la que Argentina cosechó 14 medallas. De ellas el beach volley entregó dos de plata y el esquí sumó siete.

Domingo 17 de Marzo de 2019

La emoción con la que Déborah Fretes Hernández llegó a la zona mixta, al encuentro con los periodistas. Esas lágrimas, esas manos nerviosas y temblorosas alcanzan para resumir no sólo la implicancia de la medalla de oro para Las Pumas en los Juegos Suramericanos de Playa, sino la de toda una jornada realmente vibrante en el balneario de La Florida, sede principal de la competencia. Porque eso que le pasó a Déborah se transmitió en cada grada, en cada estadio y por afuera de ellos incluso. Con las disciplinas que tuvieron lugar en el agua o en las calles aledañas. Rosario. O al menos una parte de ella, el promedio de 15 mil personas que se dieron una vuelta para ver el mejor deporte de playa, ayer disfrutó. Y se notó. Encima, viendo a los argentinos subirse a casi todos los podios de la jornada, entre ellos, lo dicho: el oro de Las Pumas y también el oro de Los Pumas Seven. Es que sí, el rugby brilló en la arena.

Las Pumas, internamente por ellas denominadas Panteras, tuvieron una inmensa alegría que no es sólo de ellas sino de todo el rugby femenino argentino, que aún edifica un desarrollo, que aún necesita seguir dando pasos de crecimiento, lejos de las potencias más allá de las modalidades. En este sentido se entiende que la victoria por 7 a 6 con el reloj ya en rojo haya desatado la euforia que desató. Increíble pero real: tribunas colmadas para ver a las chicas que juegan un deporte que todavía algunos consideran posible sólo para los hombres.

"Ser parte de esto es un orgullo inmenso (...) Para nosotras esto es tremendo, creo que también ayuda para que se difunda. Que nos vean en la tele y vean que no somos ni armatostes ni nada y que cualquiera puede venir y probarlo, yo pienso que esto es tremendo, tremendo", dijo Fretes Hernández, jugadora de Alma Juniors de Esperanza.

Sobre lo que significa jugar al rugby femenino, la Nº 8, también de larga experiencia en la selección de rugby seven convencional, destacó: "No es que sea difícil jugar al rugby en Argentina, es algo muy lindo. Siendo mujer lo que tenga como difícil es como en todo. Pero de repente estar jugando y ver que mi camiseta está afuera es demasiado orgullo". La santacruceña y santafesina por adopción puso una y otra vez la valoración en esa medalla de oro que puede ser un punto de inflexión para su disciplina pero que además viene con un plus: "Creo que queda muchísimo más que el oro a partir de esto. Ultimamente nos ha pasado que un número importante de chicas se empezaron a sumar al rugby desde juveniles y eso es una locura. Que las nenas y las madres se animen es un logro doble".

Todavía estaban las arenas removidas cuando Los Pumas saltaron a la cancha del Estadio Verde para enfrentar también a Chile. Casi como un calco del partido de las chicas, los chicos tuvieron que sacar fuerza de donde ya no las había para imponerse por try de oro por 6 a 5 y tomarse revancha del partido perdido en fase preliminar. Aunque esta vez lo que estaba en juego era absolutamente más importante. El equipo argentino, con el rosarino Roy Lura entre sus filas, fue el gran protagonista de los tres días que duró esta competencia, con el público muy "enganchado" con la modalidad, vertiginosa y frenética. Al final, con el oro colgado al cuello, llegó el desahogo y la alegría más grande.

"Se logró, ahora hay que disfrutar, teníamos la espina clavada con Chile pero fue un partido durísimo, nos costó", declaró Roy Lura, el más local de los rugbiers, hombre de Logaritmo, quien además resaltó el logro como parte de "las cosas que se están haciendo bien en el rugby del país, así que estoy muy contento por eso". Y agregó: "Las sensaciones son hermosas, esto no se ve todos los días". Antes de fundirse en un sentido abrazo con su mamá, se despidió de la zona mixta casi pidiendo perdón: "¿Cómo se festeja? Quiero ir a saludar a mis amigos que bancaron los tres días".

playa1.jpg
Los Pumas, con el rosarino Roy Lura (abajo, 4º de izquierda a derecha), ganaron la final con gol de oro ante Chile.
Los Pumas, con el rosarino Roy Lura (abajo, 4º de izquierda a derecha), ganaron la final con gol de oro ante Chile.

El vóley, en el umbral

Parecía que otro local, Nicolás Capogrosso y Julián Azaad tenían todas las de ganar en el beach volley. Pero el rival y el cansancio no se lo permitieron en el último partido en los Juegos Suramericanos. En el Estadio Rojo, con capacidad para unos 4500 espectadores que le pusieron un ritmo y un color especial a cada encuentro, cayeron en el partido por la medalla de oro ante la dupla de los uruguayos Vieyto/Cairus por 21/18 y 21/19.

Consultado por las entradas agotadas para la final, que volaron en pocos días, Capogrosso dijo en su momento: "Me dan más ganas de estar el sábado en la cancha". La gente jugó su partido, al igual que con la dupla femenina, pero no alcanzó. Sin embargo, el apoyo y el calor le pusieron más sabor y valor a la medalla de plata. Sobre el mediodía, la pareja nacional jugó y ganó un partidazo ante Brasil (Adrielson/Renato) que terminó en triunfo por 17/21, 23/21 y 15/7.

"No se ganó el oro que vinimos a buscar pero hay que felicitar al rival que jugó mejor. Disfrutamos mucho del torneo, nos vamos con las mejores sensaciones porque me trataron como en mi casa. Fue una experiencia divina, estoy muy contento por como se dio todo. Así es el deporte, a veces se te da el oro, a veces no", se sinceró Capogrosso, el local más aplaudido por la gente en cada día. Tanto Nicolás como Julián, de Entre Ríos, entrenan todo el año en La Florida, por lo que esas arenas son más suyas que de nadie.

Para la pareja 1 de Argentina en mujeres también hubo emociones encontradas. Ana Gallay sonreía y bailaba, tomaba de su mano a su compañera Fernanda Pereyra para levantarle el ánimo y hacerla tirar unos pasos para la gente. Mientras del otro lado Brasil festejaba el oro que quedó en manos de Ana Patricia/Rebecca por 21/19 y 21/19. Para las chicas albicelestes fue un torneo inolvidable en el que desplegaron un gran vóley y crecieron con el correr de los partidos, pese a la derrota ante un durísimo rival. Por la mañana le habían ganado en semifinales a las colombianas Diana/Yuli por 21/18 y 21/13.

playa2.jpg
El local Nico Capogrosso burla el bloqueo de Mauricio Vieyto, de Uruguay.
El local Nico Capogrosso burla el bloqueo de Mauricio Vieyto, de Uruguay.

Giorgis, sinónimo de esquí

Los hermanos Tobías e Ignacio Giorgis están más que acostumbrados a subirse al podio pese a su juventud. Por lo que ayer no iba a ser la excepción para estos rosarinos que residen en Puerto Roldán y compitieron en el patio de su casa, el lago con el que conviven todos los días, salvo que estén viajando por el mundo. Ayer, en la citada sede de Puerto Roldán, lugar elegido para este deporte, Tobías fue medalla de plata en salto, mientras que su hermano fue de bronce (Rodrigo Miranda, de Chile, ganó el oro). Tobías repitió el segundo lugar en figuras y sumó otro bronce en slalom. Ambos estarán hoy también en la final de overall.

En este mismo deporte la delegación argentina cosechó medallas a través de Valentina Patricio (plata en salto) y Paloma Giordano (plata en figuras y slalom).

playa3.jpg
Los hermanos Giorgis se quedaron con cuatro medallas en Puerto Roldán.
Los hermanos Giorgis se quedaron con cuatro medallas en Puerto Roldán.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});