Ovación

Brasil quería jugar por la mañana y Argentina pretendía "cumplir" con la gente

"Si tenemos todo vendido, ¿cómo se le avisa al público que tiene que volver a la mañana siguiente en un día laborable? Eso no sera posible de ninguna manera”, dijerno desde la AFA.

Jueves 12 de Noviembre de 2015

El seleccionado brasileño pretendía jugar el encuentro suspendido esta noche por la intensa lluvia que azotó a la ciudad de Buenos Aires a las 11 de mañana, pero la dirigencia argentina se opuso, fundamentalmente, porque “está todo vendido y no se podía decirle a la gente que volviera a esa hora”, según confió el secretario de hacienda de AFA, José Lemme.

“Los brasileños se tiraron el lance de jugar a las 11 y después querían hacerlo a las 14, pero nosotros les dijimos que no era posible. Si tenemos todo vendido, ¿cómo se le avisa al público que tiene que volver a la mañana siguiente en un día laborable? Eso no sera posible de ninguna manera”, confió el presidente de Defensa y Justicia.

La anegación del campo de juego del estadio Monumental incluyó la pista de atletismo, que parecía un río circular, y el anillo interno de la cancha de River Plate, lo que impidió a la prensa pasar de un vestuario a otro para confirmar lo que era un secreto a voces: la suspensión del encuentro.

Esta es la primera vez que Argentina suspende un partido por eliminatorias y la segunda que lo hace ante Brasil, ya que la primera se registró el 4 de octubre de 2012 en Resistencia, la capital del Chaco, donde iba a desarrollarse el “Superclásico de las Américas”, el que quedó trunco por un corte de suministro eléctrico.

En aquella oportunidad los brasileños regresaron inmediatamente a su país, mientras que ahora decidieron permanecer hasta el sábado por la mañana en el hotel Four Seasons capitalino antes de retornar a su país, pero en esta ocasión viajarán directamente hacia la norteña ciudad de Bahía, donde el martes próximo a las 21 enfrentarán a Perú por la cuarta fecha de eliminatorias sudamericanas.

Observar la cancha anegada, lo que obedeció también “a la cantidad de carteles de publicidad que impiden la caída de agua hacia los costados y dificulta el drenaje” —según advirtió una fuente de la organización—, y ver como el seleccionado argentino entrenaba en el gimnasio riverplatense “en primer turno” y posteriormente lo hacían los brasileños en segundo término, fueron elementos que bien sintetizaron una jornada inédita para el fútbol nacional.

Casi 25.000.000 de pesos de recaudación quedaron en las arcas de AFA. Y los que lo abonaron tendrán la oportunidad mañana de ver como lo abonado se justificará en la cancha, “aunque la lluvia no quiera”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario