Ovación

Braian Toledo quedó fuera de las finales en lanzamiento de jabalina

También la lanzadora de martillo Jennifer Dahlgren, otra esperanza argentina de medalla, fue eliminada hoy tras realizar tres lanzamientos nulos.

Miércoles 08 de Agosto de 2012

El juvenil bonaerense Braian Toledo, quien fue eliminado en la rueda clasificatoria del lanzamiento de jabalina al marcar 76.86, sostuvo hoy que debe “trabajar aún más” para tener mejores resultados en Río 2016, pero también reconoció que “disfrutó mucho” su primera experiencia olímpica en Londres 2012.

“Aprendí mucho acá en Londres 2012 y trataré de aplicarlo en Río 2016. Pero más allá del resultado estoy muy contento, porque me sentí cómodo y disfruté mucho”, le dijo Toledo en exclusivo a Télam.

El pibe, de 18 años, de Marcos Paz, dueño del récord nacional y del sudamericano sub 23 con 79 metros 87 centímetros, marcó hoy 76.87 en su primer intento, anuló el segundo y clavó la jabalina en 73.30 en su tercer y último lanzamiento.

Así finalizó en el 30mo. puesto entre 44 participantes y quedó al margen de los 12 atletas que accedieron a la final por las medallas en Londres 2012. “Tengo que seguir trabajando para que el corte clasificatorio me quede más cerca. Hoy tenía que superar mi mejor marca, algo nada fácil”, analizó Toledo tras la prueba.

Es un hecho que estos números estuvieron muy lejos de sus últimos registros, pero la experiencia de estar en un Juego Olímpico a esta corta edad tiene un valor incalculable. Toledo, quien se mostró tranquilo -algo poco común para un chico de 18 años-, fue de mayor a menor.

En su primer intento, logró su mejor marca en Londres 2012. Ese 76.87, igualmente, quedó muy lejos de su record: 79.87. Y los otros dos lanzamientos fueron peores. “Estuve más nervioso en el Mundial juvenil de Barcelona del mes pasado que acá”, explicó.

“Y me voy muy feliz por haber estado acá. Competir en un Juego Olímpico es algo hermoso”, reconoció. Toledo, por último, no prometió logros, pero sí más trabajo para alcanzarlos. Y no sólo es un ejemplo, sino una promesa con aires de realidad. En Londres la suerte le fue esquiva, aunque en Río todo puede cambiar. Deberá esperar cuatro años. Pero sin dudas el futuro es suyo.

La mañana no había arrancado bien para la delegación argentina, porque Jennifer Dahlgren, favorita para estar en la final de lanzamiento de martillo, no rindió como esperaba. Por eso, tras tres intentos nulos esta mañana, no podrá estar en la definición.

Con lágrimas en los ojos, Dahlgren confesó que no tiene “razones para saber lo que pasó”, porque sino “lo hubiese cambiado en el momento”.

“Me sentí apoyada por toda mi familia, mis amigos y mi entrenador. Me sentí confiada. No tengo explicación”, reveló. Y agregó: “Me siento horriblemente decepcionada conmigo misma. La preparación que venia haciendo era para mucho más. Fueron 4 años de romperme el lomo, soñar, hoy no se vio reflejado en el resultado. Estoy muy dolorida y lo lamento mucho por todos los feriados y domingos que Marcelo (Pugliese, su entrenador) dejó de hacer cosas con su familia para estar conmigo. Lo de hoy es triste”.

“Tengo que encontrar la forma de perdonarme lo que pasó para seguir preparándome para Río. Quizás sean mis últimos Juegos y hay que aprovecharlo. Venía muy bien, confiaba en el trabajo que hice con Marcelo”, señaló.

Al mismo tiempo, Javier Carriqueo compitió en la segunda serie de los 5000 metros, en donde terminó 19º con un tiempo de 13:57.07, la mejor de su año, pero lejos de su récord personal que había marcado en julio de 2011, con 13:25.17. Así, el hombre nacido en San Martín de los Andes hace 33 años finalizó 37º en la general.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario