Ovación

Boca tuvo un festejo doble: bajó a River en el superclásico y es líder del torneo

El xeneize fue un conjunto sólido que golpeó en el momento justo en el primer tiempo con el gol de Nicolás Lodeiro. Gago se lesionó a los 24 segundos de iniciado el juego.

Lunes 14 de Septiembre de 2015

Fue una tarde redonda para Boca. No sólo le ganó a River en el mismísimo Monumental sino que recuperó la punta que había perdido hace una semana con San Lorenzo. Y encima dejó al millonario casi fuera de carrera por el título.

El partido había comenzado mal para el equipo de Rodolfo Arruabarrena, con la salida de Fernando Gago por lesión (ver aparte). Pero bien dicen que no hay mal que por bien no venga. El reemplazante de Gago, Nicolás Lodeiro, marcó el único gol antes de llegar a la mitad del primer tiempo.

Boca sostuvo ese 1-0 con una sólida gestión defensiva, con buenos trabajos de Orion y los centrales Tobio y Daniel Díaz, además de un batallador medio juego en el que sobresalió Meli.

La lesión de Gago a los 24 segundos de iniciado el juego modificó los planes de Boca. Rodrigo Bentancur pasó a ser volante central suelto y el ingresado Lodeiro se movió sobre la izquierda, más adelantado.

El xeneize se situó en campo rival y durante largos minutos controló la mitad de la cancha, pero sin embargo sus mejores posibilidades las tuvo de contraataque.

Uno de esas acciones culminó en gol: Tobio despojó de la pelota a Gonzalo Martínez y colocó un muy buen pase largo para la corrida de Sebastián Palacios, que le ganó a Alvarez Balanta. Tevez la recibió, Marcelo Barovero tapó a medias y Lodeiro capturó el rebote y puso el 1-0 con un zurdazo alto.

La segunda gran oportunidad de Boca iba a ser a través de otra contra. Meli, muy activo, aprovechó una falla de Mammana, escapó sin marca y al salir Barovero quiso ceder a Palacios pero el pase fue muy mal ejecutado y la jugada ser perdió.

Cuando Lucho González reemplazó a Ponzio mejoró la circulación de River. Fue el ingresado mediocampista el que elaboró la mejor acción de su equipo, a los 42’: combinó con Casco, llegó al fondo, colocó el centro hacia atrás y el cabezazo de Lucas Alario lo rechazó Orion con esfuerzo.

El comienzo del segundo tiempo fue el mejor momento de River, con Kranevitter más adelantado y mejor parado. Y a los 2’ casi empata, con una llegada de Carlos Sánchez por derecha y un centro que en la boca del arco cabeceó Alario. Pero de nuevo apareció Orion.

Antes de los 10’ se fue lesionado Luis González y así River se quedó sin un jugador fundamental.

Boca volvió a hacerse fuerte en el medio, ahora con Lodeiro por adentro y Bentancur sobre la izquierda, y el visitante llevó el juego a las condiciones que más le convenían, lejos de los arcos.

River se fue consumiendo sin ideas y Boca procuró no desarmarse. Así se llegó al final.

La victoria de Boca, más valiosa que lucida, no admite objeciones, porque fue el que se mostró más seguro de lo que quería y lo coloca con las mejores perspectivas para el tramo final del torneo.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS