Ovación

Boca tiene una difícil excursión

El puntero visita a San Lorenzo, el gran rival en la pelea por el primer lugar

Domingo 04 de Febrero de 2018

Boca, sólido líder de la Superliga, visitará esta tarde a su escolta San Lorenzo en un clásico que históricamente se le presentó desfavorable y que será el encuentro más trascendente que propone la fecha.

   Boca tiene 33 puntos, seis más que San Lorenzo, e irá en busca de un triunfo que le otorgaría mucha tranquilidad, aunque enfrente estará un rival que siempre lo complica y lo domina en el historial, con una decena de partidos de ventaja, ya que el Ciclón le ganó 73 veces contra 63 y hubo 49 empates al cabo de 185 partidos.

   Esa historia adversa es lo único que autoriza a pensar en un resultado desfavorable para Boca, que llega en un mejor momento, más consolidado como equipo y con el envión anímico que significó haber reiniciado el torneo con un triunfo como local sobre Colón en la noche que regresó un ídolo del club como Carlos Tevez.

   El entrenador boquense, Guillermo Barros Schelotto, no definió si repetirá en el clásico la formación que superó la semana pasada a los santafesinos, debido a que se recuperó el capitán Pablo Pérez de la distensión que sufría en el sóleo izquierdo y que le impidió jugar, y eso motivará cambio de nombres y de esquema.

   Pablo Pérez se sumará al mediocampo junto al colombiano Wilmar Barrios y el uruguayo Nahitán Nández, y en ofensiva jugarán Cristian Pavón, Tevez como centrodelantero (el puesto que había ocupado Bou) y el colombiano Edwin Cardona.

   El Ciclón, que cumple una buena campaña pese a la caída que sufrió en la fecha anterior frente a Talleres, en Córdoba, buscará la recuperación con la certeza que es la única chance que tiene para descontar la ventaja del puntero en forma directa, sin depender de que lo haga otro equipo.

   El Pampa Biaggio efectuará dos cambios, uno el del veterano zaguero Fabricio Coloccini en lugar de Gonzalo Rodríguez (suspendido) y el otro será Gabriel Gudiño por Franco Moyano.

   Biaggio apostará a lastimar a Boca con la conducción de Belluschi y Rubén Botta, mas las apariciones sorpresivas de Gudiño y el olfato goleador del ex xeneize Nicolás Blandi.

   Boca es consciente de que enfrentará a un rival peligroso, aunque esta vez el contexto lo favorece y de lograr una victoria quedará muy bien parado para encaminarse definitivamente hacia la conquista del bicampeonato.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario