Ovación

Boca recibió un balde de agua fría en el final

Le ganaba con poco al urgido Argentinos, pero cuando nadie lo imaginaba llegó el empate del Bicho. El equipo de Bianchi no pudo seguir trepando posiciones.

Lunes 17 de Marzo de 2014

Así no podrá pelear de verdad por el título. Boca estaba a punto de abrochar su tercera victoria consecutiva para quedar a dos puntos de los líderes. Pero sobre el final recibió un balde de agua fría en su casa ante un muy flojo Argentinos Juniors, que sigue empantanado en la zona de descenso y su pronóstico a corto plazo es poco alentador. El 1 a 1 tuvo un sabor a derrota para el elenco xeneize.

Boca no jugaba bien, pero le alcanzaba para ser más que el Bicho. A los 14 minutos fue la primera llegada que generó el dueño de cada por intermedio de un intermitente Riquelme. Luego Gigliotti hizo lucir con su tremendo cabezazo a Nereo Fernández. Maduraba el nocaut. Y a los 37' llegó el golpe al mentón. Hubo un centro pasado de Nahuel Zárate. Fernández dudó en la salida, Acosta la devolvió la pelota al medio y Gigliotti empujó el balón a la red con el arco de frente. Con la alegría a flor de piel se fueron al descanso.

La segunda etapa fue una continuidad de la primera. Boca sin derrochar buen fútbol manejaba el juego y era el que tenía la posesión del balón ante un Argentinos que continuaba sin inquietar a la última línea. Fue entonces que el conjunto dirigido por Carlos Bianchi se planchó. Tuvo apenas dos jugadas rondando los treinta minutos de juego. La más clara en los pies del lateral izquierdo Zárate (31'). Y en una aparición fugaz de la visita llegó lo impensado. El empate.

Boca pagó caro dejarse estar ante un rival que no propuso nunca. No obstante, a los 41' el volante Pisculichi sacó un fuerte disparo con la pierna izquierda digno de otro partido y venció sin piedad a Orion, quien fue ovacionado por la hinchada tras su pelea con Ledesma. El juego dependía de Boca, cuyo DT sacó a Acosta, quien era el más desequilibrante para poner a Rivero. En realidad debería haber salido Riquelme, quien hizo gestos al banco que quería continuar pese a que lucía cansado. El xeneize, que perderá por 20 días al defensor Leandro Marín porque sufrió un desgarro en el isquiotibial derecho, mereció ganar. Pero no supo dar el golpe final. En consecuencia, el empate le dejó un cierto sabor a derrota ante la desazón de su gente, que se fue de la Bombonera masticando bronca y envuelto en impotencia.

“Ganábamos por puntos, pero no pudimos noquear”

Carlos Bianchi consideró anoche que “el error” que permitió el empate de Argentinos Juniors sobre la hora estuvo en la propia definición. “Si hubiéramos ganado, estaríamos a dos puntos de Colón y Estudiantes, y hubiera sido merecido. No tengo nada que reprocharle al equipo, salvo que íbamos ganando por puntos, pero no pudimos noquear. Vamos a seguir peleando para estar ahí arriba”, afirmó el director técnico del conjunto xeneize.

“Me ofendió lo que dijo Bianchi”

No es la primera vez que el entrenador de Boca peca de soberbio. Y Claudio Borghi no anduvo con vueltas para responderle al Virrey, quien días atrás había declarado que tenían “tres partidos ganables”. El Bichi fue tajante: “Es feo que un técnico diga eso. Es faltarles el respeto a los jugadores. Me ofendió además”.
Claro que Bianchi, fiel a su particular estilo, no acusó recibo ante su colega. Y en la conferencia de prensa sólo habló de lo que podrían haber conseguido si ganaban los tres puntos, que no lo hicieron porque el propio DT apeló a un esquema por demás de conservador.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario