Ovación

Boca lo dio vuelta con dos goles de Viatri y Caruso renunciaría como DT de Racing

La Academia se había puesto en ventaja con gol de Caballero a los 31 minutos del primer tiempo, pero Viatri hizo doblete en el segundo y cambió la historia en el Cilindro de Avellaneda. Caruso Lombardi suspendió la conferencia de prensa y citó a los jugadores para mañana cuando anunciaría su decisión de seguir o renunciar al cargo.

Jueves 08 de Octubre de 2009

Boca Juniors superó esta  noche a Racing 2 a 1 porque en su equipo juega Juan Román  Riquelme, el mejor de la cancha, en un partido correspondiente a  la octava fecha del torneo Apertura.  

Pablo Caballero puso en ventaja a Racing en el primer tiempo,  pero en la segunda etapa Lucas Viatri, luego de dos genialidades  de Riquelme, le dio la victoria a Boca.  

El partido se jugó ante una multitud en la cancha de Racing,  con un mal arbitraje de Carlos Maglio.  

A los 28 minutos del primer tiempo el partido estuvo detenido  por decisión del árbitro Maglio debido a cantos discriminatorios  de partes de los hinchas de Racing, quienes les gritaban a sus  pares de Boca que eran todos “bolivianos y paraguayos”.  

Lo curioso fue que después de estar detenido dos minutos el  partido los simpatizantes no cesaron con ese tipo de cánticos y el  partido no volvió a detenerse.  

A Riquelme le faltó compañía porque Battaglia, Rosada y Chávez  en el medio nunca fueron socios, pero lo entendieron a Román en  algunas oportunidades Nicolás Gaitán y Viatri, quien estuvo atento  y fue determinante en el juego.

Boca sigue siendo un equipo que deja dudas, que da ventajas en  defensa, que no se sabe bien a qué juega, pero lo tiene a Riquelme  y hoy le alcanzó.  

En el arranque del partido quedó claro cuáles iban a ser las  claves del partido, porque mientras Riquelme se hizo cargo de todo  lo que podía hacer Boca, con lo que eso significa, por el lado de  Racing todo dependía del sacrificio grupal.  

Y jugando así, con ganas, aprovechando las enormes ventaja que  daba una endeble defensa xeneize, sobre todo por el lado de  Gabriel Paletta y Juan Krupoviesa, los de Avellaneda llenaron el  área de centros y de esa manera generaron peligro.  

Pero lo de Racing en ataque fue muy pobre, porque de los once  jugadores que Caruso Lombardi puso en cancha nueve se dedicaban a  defender, casi sin intenciones ofensivas.  

Boca, en cambio, quería más, pero Riquelme a lo largo de todo  el primer tiempo nunca encontró en sus compañeros la misma  sintonía de juego, más allá de que generó un par de situaciones de  gol.  

Cuando en el partido no pasaba nada llegó la apertura, toda la  defensa de Boca y su arquero, Roberto Abbondanzieri, en un centro  llovido sin fuerza de Juan Carlos Falcón, vieron como apareció el  delantero Caballero para empujar la pelota al gol.  

Los dirigidos por Alfio Basile no tuvieron reacción y Racing a  partir de ese momento apostó más que nunca a la contra y pudo  haberse ido al descanso con algún gol más de ventaja si hubiera  sido un poco, no demasiado, ambicioso.

La historia del segundo tiempo cambió desde el mismo comienzo,  porque Riquelme tomó más protagonismo y la primera vez que pisó el  área de Racing provocó que Boca llegara al empate, marcado por  Viatri, quien tuvo que empujar la pelota sobre la línea luego de  un remate cruzado de Román, que no pudo contener Jorge De Olivera.

En esa jugada Falcón se dejó anticipar por Riquelme y luego se  distrajo Lucas Aveldaño, y esos errores el equipo de Avellaneda  los pagó caro.  

Tan caro le costó a Racing que llegando al cuarto de hora  Viatri puso el 2 a 1, luego de recibir una habilitación exquisita  de Riquelme, quien de tacó devolvió una pared como para que Diego  Maradona le pida por favor que vuelva al seleccionado argentino. 

Caruso Lombardi mandó a la cancha a Sebastián Grazzini, quien  reemplazó a Falcón, que todavía está tratando de verle la cara a  Riquelme porque sólo observó el 10 de la camiseta, y después al  juvenil Luis Fariña, cambios tardíos para un equipo que sólo  apuesta a correr.  

Por suerte para Racing el mejor jugador de la cancha,  Riquelme, se tomó un descanso y entonces todo dependió del equipo,  que disponía de terreno y pelota, pero ese no es su fuerte.  

Los minutos transcurrieron, Caruso Lombardi pasó a jugar con  tres delanteros y a defender con la misma cantidad de hombres,  pero tampoco alcanzó, pese a que Grazzini y Fariña intentaron lo  que Racing no hizo en todo el certamen.  

Al final ganó Boca, sin sobrarle nada porque con Riquelme en  Avellaneda le alcanzó para cantar victoria y volver a sumar de a  tres puntos.   

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario