Ovación

Boca: Ganó con alma pirata

Una de las máximas del fútbol dice que los partidos se ganan, no se merecen. Y eso fue lo que sucedió ayer en el estadio Mario Alberto Kempes. Porque el debutante Boca jugó muy mal y por...

Jueves 08 de Agosto de 2013

Una de las máximas del fútbol dice que los partidos se ganan, no se merecen. Y eso fue lo que sucedió ayer en el estadio Mario Alberto Kempes. Porque el debutante Boca jugó muy mal y por momentos fue ampliamente superado, pero se impuso ante Belgrano por 2-1. El arbitraje de Maglio y sus asistentes perjudicó al celeste.

Los goles del conjunto que dirige Carlos Bianchi los convirtieron Juan Román Riquelme de penal (10') y Daniel Díaz (86'); mientras que Sebastián Carrera (6') marcó para el local.

El Xeneize tuvo un inicio interesante, ya que se plantó en campo rival con buen trato de pelota y profundidad en ataque. Pero en su primer descuido defensivo, el Pirata abrió el marcador con una buena definición de Carrera ante un error del zaguero Guillermo Burdisso.

Boca, lejos de desmoronarse, fue decidido en búsqueda del empate y lo consiguió apenas 4 minutos más tarde, a través de un penal de Riquelme, luego de una falta del arquero Juan Carlos Olave sobre el delantero Nicolás Blandi.

Esos 10' iniciales, cuando el visitante fue un poco mejor pero volvió a exhibir los mismos serios problemas defensivos del semestre anterior, fueron vibrantes.

Pero pasado ese lapso, Boca se desdibujó, Belgrano se adueñó del partido con un mediocampo asfixiante y un ataque picante y amenazante.

Así, el celeste fue dominador, pero chocó con el mal arbitraje de Carlos Maglio y la paupérrima tarea del línea Miguel Scime. Le anularon dos goles al Pirata por inexistentes posiciones adelantadas. Y además el local reclamó un penal a Carrera.

Los últimos minutos fueron parejos porque Boca peleó un poco más la mitad de la cancha con el volante Ribair Rodríguez; y Belgrano no sostuvo la presión del inicio.

El complemento siguió la tónica del final del primero. Porque ninguno de los dos superó a su rival. Boca se paró mejor en la cancha y Belgrano no mantuvo el ritmo.

Apenas hubo una llegada por lado, y el empate parecía sellado. Pero a los 86' un tiro de esquina desde la izquierda de Sánchez Miño derivó en una definición del Cata Díaz, quien impulsó la pelota más con el hombro que con la cabeza y convirtió el 2-1.

En síntesis, Boca se llevó tres puntos a pesar de su mal juego y del pésimo arbitraje de Maglio y sus asistentes.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario