Ovación

Boca cayó ante Arsenal, pero entró a la Libertadores

Boca, que aseguró su ingreso a la próxima Copa Libertadores, cayó con Arsenal en Sarandí, por 1 a 0 y la continuidad de Julio Falcioni generó un enorme signo de interrogación. El único gol del partido lo convirtió el tucumano ex Central Emilio Zelaya, al minuto del segundo tiempo.  

Lunes 03 de Diciembre de 2012

Boca, que aseguró su ingreso a la próxima Copa Libertadores, cayó con Arsenal en Sarandí, por 1 a 0 y la continuidad de Julio Falcioni generó un enorme signo de interrogación.

El único gol del partido lo convirtió el tucumano ex Central Emilio Zelaya, al minuto del segundo tiempo. Antes, a los 32 minutos de la etapa inicial, Cristian Campestrini le atajó un penal, por falta de Diego Braghieri a Lautaro Acosta, al zaguero Rolando Schiavi.

Con esta derrota, Boca se quedó en 30 puntos, 8 por debajo del campeón Vélez Sarsfield (38), y cortó una serie de siete encuentros sin caídas, pero se clasificó a la Libertadores por el triunfo de River ante Lanús, cuando restan apenas tres unidades por jugarse.

Arsenal, por su parte, el actual campeón del fútbol argentino, cosecha 28 puntos y sigue su buena racha, ya que venía de vencer sucesivamente a Tigre, Godoy Cruz y Quilmes, y además superó a Boca, por penales, en la final de la Supercopa Argentina, jugada el 7 de noviembre pasado en Catamarca.

En el contexto de una primera etapa discreta, el local tuvo más la pelota que Boca y sin mucho mérito fue superior en los primeros 15'.

Sobre la media hora hubo un penal de Braghieri a Lautaro Acosta, pero el árbitro Silvio Trucco se confundió y le sacó la amarilla a Iván Marcone, cuando le correspondía al ex defensor de Central, que ya estaba amonestado. Cuando parecía que Santiago Silva se hacía cargo de la ejecución, la hinchada visitante comenzó a entonar el nombre de Rolando Schiavi, que jugaba su penúltimo partido antes de su retiro. Pero entró en escena Campestrini, que le desvió el penal al Flaco y le tapó el rebote a Guillermo Fernández.

A esa altura, Boca no disimulaba lo inevitable: jugaba mal y no tenía creación. Porque estuvo desaparecido Leandro Paredes y solamente lo sostuvo la correcta tarea de Erviti.

Al comienzo del complemento, Arsenal llegó al gol en cuatro toques: salida larga de Campestrini, que bajó de cabeza Zelaya para el desborde de Canales (antes pifió la pelota) y la definición cruzada del ex Central decretó el 1 a 0.

Boca careció de profundidad y solamente llegó con tiros desde afuera del área —lo intentaron Erviti, Fernández y Colazo—, pero todos los remates se fueron desviados. En contrapartida, Arsenal tuvo un cabezazo de Canales, que pegó en el palo. Volvió el Boca de antes del triunfo con Racing: sin alma y sin juego.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario